No deje que su cuerpo diga lo incorrecto en una entrevista

874

Por Eduardo Mock Ferreyros, Gerente de Operaciones de Pactum Perú

Hoy llego a la oficina y veo a dos postulantes esperando a su entrevistador en la recepción, mientras uno se dedica a hojear una revista, el otro se muerde las uñas y se cambia de asiento a cada momento. Me basta ver esa escena para tener un sesgo desfavorable  con el joven inquieto: lo ha traicionado su lenguaje no verbal.

Así que cuando vaya a una entrevista recuerde que desde que entra al edificio ya está enviando mensajes positivos o negativos con su cuerpo. Lea estos consejos. Mire bien, apunte bien su mirada. Esquivar la mirada puede denotar que quiere ocultar información. 

Mantenga un rostro feliz. Mostrar una buena sonrisa genera una impresión positiva, pero no debe durar más de cinco segundos, o no será percibida como sincera.

Gesticule al hablar. Se generan percepciones de energía y entusiasmo, pero recuerde mantener un equilibrio y no exagerar.

Tranquilice sus pies, estos son un reflejo muy sincero de las emociones. Son la parte del cuerpo que menos atención consciente nos merece y la menos manipulable. Es recomendable no mantenerlos cruzados frente a nuestro entrevistador.

 

Comentarios