Mujeres Empresarias

867

Por Cecilia Ibarra Posada (Perú), Country Manager Perú, Pedersen & Partners

Ya no es ninguna novedad lo que diversos estudios nos dicen acerca de la participación de la mujer en el mundo corporativo. Se prevé que en  los próximos 25 años, alrededor de un tercio de los nuevos Chief Executive Officer (CEO, por sus siglas en inglés) serán mujeres. 

Esto no nos debe extrañar. Las mujeres estamos  mejor preparadas para liderar las organizaciones actuales debido a que somos  más abiertas, expresivas, cooperadoras y estamos enfocadas a la gente.  La invisible dimensión emocional de las compañías tiene impacto en la organización y en el modelo de negocio. El peso de las emociones en la productividad y los resultados es indiscutible. 

Hay que reconocer que las mujeres, solo por el hecho de serlo, tenemos  unas capacidades y  habilidades personales, que hoy en día, son indispensables para el éxito profesional y el desarrollo de las empresas; entre ellas: flexibilidad, planificación a futuro y capacidad multitarea, entre otras. 

Las mujeres pueden liderar mejor, si no son forzadas a adoptar el estilo masculino y sacrificar sus instintos naturales. La habilidad innata de las mujeres para ser altruistas, orientadas hacia la gente, cooperadoras y abiertas, la aversión al riesgo, la colaboración, la participación e incluso la intuición  de las mujeres contribuyen a su éxito. Asimismo  su mayor dosis de paciencia juega  a su favor.        

Las mujeres son  más reflexivas, cuidadosas y consiguen mejores rentabilidades a largo plazo. Además somos mucho más hábiles con el lenguaje a la hora de expresar emociones. 

Sin embargo la mujer que desea ser directiva no puede descuidar ni olvidar que debe además  tener criterios firmes, persistencia y claridad  con un trabajo de calidad, día tras día. Todo lo demás será consecuencia.

 

 

Comentarios