Mejorando la productividad en la entrevista de trabajo con ejecutivos

1079

Por Felipe Aguirre Del Pino (Perú), Director General, MRI Network / Talent Target

La mayoría de empresas realizan entrevistas de trabajo individuales, como parte de una percepción directa de los candidatos con el decisor de la contratación.  Así obtienen los mayores detalles acerca de cuan ciertas son sus habilidades adquiridas y sobre cómo se adecuarán a su nuevo rol y a la cultura de la compañía. Sin embargo si consideramos la eficiencia de este método, podemos obtener aun un mayor y mejor resultado si efectuamos este tipo de entrevistas a los ejecutivos en simultáneo con su equipo directivo de trabajo.

Partamos bajo la premisa que los buenos candidatos suelen sobresalir en las entrevistas “uno a uno” (candidato – entrevistador), simplemente porque están preparados para ese tipo de contacto y suelen reaccionar de un modo bastante estudiado. Pero, al ponerlos de frente ante un escenario de entrevista grupal, les obligará a demostrar la habilidad de superar la presión desde varios frentes, atendiendo con orden e inteligencia sus respuestas en un contexto más real: interactuando con sus posibles interlocutores. Este tipo de entrevistas busca también encontrar en el evaluado su disposición al trabajo en equipo, así como proporcionar la oportunidad de llevar a cabo ejercicios de negocios, tales como lluvia de ideas o sesiones de planeamiento donde el candidato sea requerido a contribuir con la discusión del grupo o sobre cualquier desarrollo de una estrategia, incluso diseñando las etapas de ejecución de alguna iniciativa por implementarse.

A diferencia de las entrevistas de panel, las entrevistas en equipo no pretenden adoptar un enfoque de múltiples preguntas especializadas por cada participante, lo que crearía una situación de estrés al candidato. En cambio, este tipo de entrevistas permiten a los decisores de contratación observar sutilmente a los candidatos en un ambiente más casual. Y si su compañía trabaja bajo una cultura colaborativa y de equipo, esta misma metodología –mejor que otra- puede ser usada para asegurarse de una buena contratación.

Desde la visión de MRI Network, ofrecemos los siguientes consejos al considerar las entrevistas en equipo para evaluar candidatos:

Una entrevista en equipo ayuda a eliminar rápidamente a quienes no se ajustan bien al puesto. Aquellos candidatos que no poseen habilidades para el trabajo en colaboración/equipo necesarios para el éxito en la organización, son eliminados de inmediato en esta etapa, haciendo más expeditivo el proceso.  Un ágil proceso de entrevistas es crítico en un mercado laboral dominado por los candidatos: permite un ciclo de selección más corto y económico e incrementa la capacidad de encontrar talentos de alto desempeño.

Este escenario provee más objetividad durante el proceso de entrevista.  Tener un equipo de distintos miembros interactuando con el candidato, permite contar con un conjunto de opiniones sobre el comportamiento y competencias del candidato, siendo el resultado mucho más efectivo que visto desde una opinión individual.

El compartir procesos y decisiones, es un aspecto de un mundo colaborativo que los Millenials valoran mucho al elegir.  Esto será cada vez más importante en la medida que los Millennials se conviertan en la fuerza laboral más importante el 2020.

Una entrevista en equipo puede ayudar a las compañías a no desperdiciar tiempo y dinero en una mala contratación. El solo hecho que sea talentoso no significa que sea el correcto para la organización y el equipo. Las entrevistas en equipo reemplazan a las entrevistas individualizadas que producen muchas reuniones de los distintos decisores, reduciendo el tiempo del proceso notablemente.

En tiempos donde la eficacia se traduce en tiempos de respuesta, esta es una forma ideal de encontrar los mejores candidatos y de paso hacer un proceso de dos vías: conocerles mejor y a su vez brindarles una amplia visión de la cultura y del staff en la cual se enfrentarán cotidianamente.

Comentarios