Los CEOs que comenzaron sus carreras en auges tienden a ser menos éticos

781

Por Emily Bianchi (EE.UU)- Profesora asistente de organización y administración en la Escuela de Negocios Goizueta de la Universidad Emory

Entrar a la adultez en tiempos de auge o caída económica puede afectar su comportamiento en el trabajo, incluso décadas después.

Los CEO que comenzaron sus carreras en buenos tiempos tienden a usar estrategias financieras más riesgosas que sus compañeros que maduraron durante recesiones.

Los CEO de tiempos de auge tienden a confiar más en sus habilidades, a sentirse con más derechos y a pagarse mejor.

Nos preguntamos: ¿los CEO que iniciaron sus carreras durante tiempos de auge también serían menos éticos?

A la propiedad a menudo se la vincula con traspiés éticos. Durante los auges y facilidades crediticias, prolifera el consumo ostentoso y las fortunas aumentan. La especulación, la estafa y el fraude con frecuencia prosperan a medida que más personas buscan quedarse con una parte de la riqueza floreciente, y es más fácil esconder irregularidades bajo ganancias de gran tamaño.

Pusimos a prueba nuestra hipótesis examinando la alteración de fechas de participaciones accionarias a manos de 2,012 directores ejecutivos estadounidenses durante un periodo de 10 años, desde 1996 al 2005.

Alterar la fecha fue una práctica no ética bastante común, y casi siempre ilegal, durante este periodo.

Así es como funcionaba: un CEO recibía un paquete de acciones un día pero reportaba a la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos que la Concesión accionaria había sido recibida en otra fecha, cuando el valor de la acción era más bajo.

Esto permitía que el CEO materializara una ganancia financiera más grande cuando vendía la acción.

Resultados de investigación
Juntamos información sobre el historial académico de cada CEO de nuestra muestra. Aun luego de ajustar por tamaño de empresa, industria, número de acciones recibidas y otros factores, descubrimos que los directores ejecutivos que se graduaron en los mejores momentos económicos fueron aproximadamente 30% más propensos a falsificar la fecha de recepción de sus paquetes accionarios que los CEO que se graduaron en momentos difíciles.

En forma bastante simple, los directores ejecutivos que empezaron sus carreras durante un auge eran más propensos a hacer trampa.

Los que egresan durante recesiones, por otra parte, suelen ganar menos y tener puestos de menos prestigio que sus compañeros de tiempo de auge. Si llegan a ser directores ejecutivos, es probable que dirijan empresas más pequeñas, menos prestigiosas. Pese a estas desventajas, los graduados durante recesiones pueden llegar a ser empleados y ejecutivos particularmente buenos.

Investigaciones han demostrado que estos graduados se sienten más satisfechos en el trabajo, son menos narcisistas y es más probable que se queden más tiempo en sus empresas.

Nuestra propia investigación sugiere que también pudieran ser más éticos.

 

Comentarios