Liderazgo participativo y cómo aplicarlo en tu empresa

2606

Por José Luis Pérez Huertas – director del Máster en Dirección de Recursos Humanos de EAE Business School

La popularidad de un nuevo estilo de liderazgo participativo aumenta. En las últimas décadas, hemos visto como los distintos tipos de liderazgo empresarial que han surgido, buscaban una mayor apertura en los procesos de toma de decisiones bajo el lema: la organización somos todos.

Hoy, los trabajadores de las empresas ya no son meras piezas de un engranaje de productividad y reclaman una mayor participación. Se sienten parte activa de la empresa, y como tal hay que tratarles.

El área de Recursos Humanos ha ido creciendo dentro de las empresas y se insiste en flexibilizar las jerarquías corporativas, por la clara mejora en el clima laboral y un nivel más alto de productividad, compromiso y participación en las tareas que a todos incumben. Pero para aplicar el liderazgo participativo de forma real y transformar la empresa, hay que entender en qué consiste y cuáles son las claves de su éxito.

¿Qué es el liderazgo participativo?

El modelo de liderazgo participativo viene definido por la participación entendida como la toma de decisiones entre los sujetos que integran una tarea o proyecto. Es una forma de asumir los roles y de interactuar en un contexto en el que previamente se han fijado objetivos concretos. Participar implica consenso, debate, intercambio de ideas, asunción de posturas y, en algunos casos, negociación. También es diversidad, apertura, escucha activa, diálogo, inclusión y una mayor horizontalidad.

¿Qué es ser un líder participativo?

La labor del líder participativo consiste en guiar el diálogo y el intercambio de posturas hacia un mismo fin. Esto no quiere decir que el liderazgo participativo sea el más indicado para todas las situaciones. Debe serlo en la mayoría de los casos, pero no siempre. Esta forma de tomar decisiones es bastante útil para aquellos procesos que no están enfocados sólo en los resultados y para tareas complejas que deben contar con más de una opinión.

¿Cuáles son las claves del éxito del liderazgo participativo?

Si tuviéramos que señalar los elementos que definen el éxito del liderazgo participativo, los esenciales serían los siguientes:

  • Tratamiento de conflictos: El consenso es un elemento indispensable en este tipo de liderazgo. Los conflictos, las diferencias y los temas comunes en general se tratan entre todos los sujetos que integran un equipo de trabajo. El líder siempre escucha a sus colaboradores, aunque se reserve el derecho de decidir qué debe hacer.
  • Alta motivación: Por lo general, los ambientes participativos son sanos, afables, positivos y con un alto grado de motivación. Pedir una opinión o aceptar una sugerencia hace que los trabajadores se sientan parte de los procesos.
  • El esfuerzo es común: El liderazgo participativo no fomenta la competencia entre los miembros de un equipo de trabajo. ¿Para qué? Aunque los roles y los grados de responsabilidad no sean los mismos, los objetivos son compartidos. El esfuerzo individual no tiene gran valor si no forma parte de una cadena de acciones.
  • Fomento de la responsabilidad: los miembros de un equipo que trabajen bajo un modelo participativo no deben perder nunca el sentido de la responsabilidad. Este elemento es vital para guiar sus esfuerzos y entender el rol que desempeñan dentro del conjunto. Poder participar no quiere decir que las responsabilidades sean exclusivamente colectivas.

Además del liderazgo participativo, también destacan otros modelos como el democrático, el liberal, el delegativo, el liderazgo laissez faire o el carismático. Quienes han estado al frente de una empresa saben que existen situaciones en las que otro tipo de liderazgo es necesario y se exige aplicar soluciones ágiles, rápidas y efectivas.

Podría decirse que, en entornos donde el grupo necesita más supervisión o dirección, puede resultar necesario adoptar un enfoque más autoritario. En otras circunstancias se puede adoptar un estilo de liderazgo participativo o actuar como un líder de laissez-faire. En cualquier caso, antes de aplicar uno u otro tipo de liderazgo a tu empresa, siempre es beneficioso examinar el propio estilo para perfeccionar tus habilidades y convertirte en un mejor líder.

José Luis Pérez
Comentarios