Las condiciones laborales pueden provocar estrés laboral

809

Por Dr. Manuel Fernández Arata (Perú), Director del Instituto de Investigación de Psicología de la USMP

Las condiciones laborales en las que un colaborador realiza su trabajo pueden ser un desencadenante de estrés laboral, el cual se produce cuando las demandas laborales sobrepasan su nivel de respuesta. Tengamos en cuenta que si este se volviera crónico, tendría un efecto determinante en el desempeño laboral, haciendo que el personal sienta una disminución de sus competencias, que muestre un mayor nivel de ausentismo y que, en el peor de los casos, abandone su puesto de trabajo.

Las investigaciones al respecto indican que existen ciertos factores psicosociales que juegan un rol importante en el estrés. Entre ellos podemos señalar:

1.       Carga de trabajo. Es la sobrecarga de actividades que el trabajador debe realizar para cumplir con sus tareas o metas. Esto lo puede llevar a no responder de una manera óptima a las demandas que le exigen.

2.       Control. Se refiere a la posibilidad de tomar decisiones con respecto a sus tareas. Si la labor está principalmente supeditada al trabajo y a las decisiones de otras personas, esto podría ser una fuente importante de estrés.

3.       Reconocimiento. Juega un rol importante en el desempeño del trabajador. Hay que tener en cuenta que, de no tenerlo, el trabajador podría sentirse desmotivado y, al mismo tiempo, experimentar un mayor nivel de estrés.

4.       Relaciones interpersonales. Es importante que haya buenas relaciones entre los trabajadores de una organización. Si estas no son las adecuadas, se generará un ambiente negativo entre los colaboradores, que puede afectar el trabajo tanto individual como colectivo.

5.       Equidad. Se da cuando un colaborador siente que no existe un trato justo, que no hay un verdadero respeto por su trabajo ni equidad cuando se compara con otros colaboradores.

6.       Desarrollo profesional. Puede convertirse en una fuente de estrés cuando el colaborador siente que los objetivos de la empresa no van de la mano con sus ideales profesionales y personales.

7.       Remuneración. Podría ser una fuente de estrés si no está acorde con el trabajo realizado ni con la responsabilidad que ello significa.

Para afrontar el problema y generar un verdadero cambio, será necesario que sea la organización la que efectué una modificación en las condiciones laborales. En tal sentido, la empresa podría regular la carga de trabajo, proveer al colaborador de las herramientas necesarias para que tenga el control sobre su trabajo, además de reconocerlo en sus labores, darle un trato justo, un salario apropiado y la oportunidad de ascender en la línea de carrera.

Asimismo, se recomienda que el trabajador implemente dentro de su rutina de vida diaria algunas acciones que le permitan reducir el estrés personal. Puede hacerlo, por ejemplo, participando en sesiones de relajación y/o meditación, de entretenimiento, haciendo ejercicios, practicando deportes, etc.

De esta manera se podría afrontar el estrés laboral que con mucha frecuencia experimentan los trabajadores, para que tengan realmente un trabajo productivo en la empresa.

 

Comentarios