Las 5 claves de la motivación en los eventos de incentivos

654

Por Antonio Mateo Santana (España),  Eventoplus

Estos 5 inputs preferenciales a la hora de diseñar un programa de motivación, nacen de la vivencia de cientos de eventos:

  1. Sorpresa: El factor sorpresa revitaliza toda actividad. “Lo inesperado por deseado, es lo más esperado”.
     
  2. Cuidado del detalle ¿Qué tendrá lo pequeño que a Dios tanto le agrada? Esta era una poesía que en su día me regaló mi madre, en los pequeños detalles esta la entrega de valor de la organización al proyecto.
     
  3. Valor humano: EL valor humano está vinculado con las diferentes emociones que toda actividad produce en los participantes.
     
  4. Esfuerzo: Toda recompensa que proviene de un esfuerzo es mucho más valorada: hacer sentir a los participantes del logro que acaban de conseguir, hacer que sientan que el esfuerzo mereció la pena, presentarles las actividades como un objetivo que tienen que alcanzar, nunca como un proceso o un suceso.
     
  5. Presentación: La presentación de una actividad es el embalaje del reconocimiento. Buscar ese momento más álgido del evento para presentar como se merecen a los participantes más galardonados o a las actividades más emblemáticas.

Hace algunos años realizando el diseño de un Viaje de Incentivo por el Estrecho de Magallanes, recuerdo que me desperté y que con un café en la mano, me encontré con el primer morro de un majestuoso glacial. Aquello me hizo saltar de la cama corriendo para hablar con el capitán. Había recorrido 14,000 kilómetros para encontrarme con esa imagen, y aquello me pareció que merecía otra presentación.

Hablando con el capitán, acordamos que cuando llegaran nuestros participantes, el glacial se lo encontrarían de la siguiente manera: el barco llegaría a una hondonada donde desembarcarían los participantes, durante unos 45 minutos realizarían una pequeña excursión hasta llegar a una cima…

El resultado fue que pudimos sentir el frío paso a paso según nos acercábamos, que pudimos escuchar el sonido del deshielo, parecía como si detrás de aquella loma hubiera un enorme ser vivo esperándonos; el resultado fue que al llegar a la cima y encontrarnos de frente por sorpresa con aquel glacial, nadie pudo evitar que las emociones dieran paso a las lágrimas, a las oraciones, a las gracias… fue ese instante donde la sorpresa, el detalle, el valor humano, el esfuerzo y la presentación bailan juntos una improvisada sintonía.

Motivar es “dar un motivo”, para dar gracias por todo aquello que tenemos.

 

 

Comentarios