Las 4 fases del liderazgo

257

Por Sri Shivananda, PayPal SVP and CTO

Durante mi carrera me he beneficiado significativamente de personas que han tenido más confianza en mí de lo que a veces tuve en mí mismo. También he recibido ayuda de personas que me han brindado comentarios muy directos sobre cómo puedo estar bloqueando mi crecimiento, y otros que me han señalado los puntos ciegos y los pasos a seguir para continuar mi desarrollo. Estas lecciones han creado un marco que me ha ayudado a trazar mi rumbo y también a evaluar y colaborar tanto a los equipos líderes como a los que contribuyen de manera individual: las cuatro fases del liderazgo.

La fase uno es una fase de eficacia. Aquí es donde la capacidad, la ejecución y las habilidades básicas de gestión juegan un papel fundamental y un líder llega a un lugar en el que es eficaz en lo que hace. La eficacia le otorga una insignia por ejecutar bien y ofrecer resultados de valor. Esto es algo que está en juego y una base esencial para una carrera. Pero para crecer como líder, se debe ir más allá de dominar su trabajo de manera efectiva.

La fase dos se trata de escalabilidad, es cuando una persona pasa de liderar un equipo de 5 a 25 a 50 a 500 a 5000. Cada una de estas posiciones es un conjunto de competencias diferentes y un conjunto de comportamientos diferentes. Al igual que en la tecnología, hay una escala en el liderazgo y ese viaje requiere que los ejecutivos mejoren sus capacidades en comunicación, gestión del tiempo, delegación, empoderamiento, gestión del cambio, gestión de conflictos y gestión de crisis. Este es también el momento en el que probablemente se le presenten por primera vez conceptos más allá de su función principal: ejecutará un portafolio, habrá acciones administrativas que debe tomar, necesitará comprender las finanzas de su equipo y definir su estrategia.

Las personas ambiciosas tienden a escalar más rápido de lo que creen. Si no tiene cuidado, podrían ser víctimas del Peter Principle: tendemos a elevar a nuestro nivel de incompetencia. Esta es la razón por la que todos necesitamos aprender y desarrollarnos continuamente todos los días con el objetivo de cultivar nuestro potencial.

En la tercera fase, el viaje es hacia adentro. Esta es la fase de resiliencia, en la que comienzas a desafiarte a ti mismo y a tener algunas dudas: “¿Estoy listo para esto? ¿Qué me está pasando por dentro? ¿Por qué me siento así? ¿Por qué me siento criticado? ¿Por qué me siento marginado? “Hay tantas cosas que suceden emocionalmente cuando pasas de enfocarte hacia afuera a enfocarte hacia adentro para mejorar. Esto se conoce comúnmente como Impostor Syndrome.

En cierto nivel, el liderazgo se trata de lo que haces, pero también en lo que te conviertes. Te mantienes fiel a tu sistema de valores fundamentales y creces como persona. Te vuelves más consciente de ti mismo, eres más consciente de lo que te rodea, conquistas tus emociones, dominas la atención plena, sabes qué te hace prosperar y formas un criterio personal de éxito: hay una sensación de calma que desarrollas sin perder. pasión o energía. Si superas estas tres fases, pasas a la última: la fase de transformación.

En la fase de transformación, te conviertes en un líder que trasciende título y función. Tienes seguidores que están mucho más allá de tu alcance de control. Se desarrolla un libro de jugadas repetible para el éxito. Tu inspiras. Creas transformaciones duraderas en la cultura y las organizaciones que perduran más allá de tu mandato. Eres alguien a quien la gente busca como entrenador para convertirse en un gran líder. Dejas un legado. La fase de transformación no solo ocurre en las grandes empresas, también puede ocurrir en pequeños tramos de influencia en las comunidades.

Mientras busco desarrollar líderes en mi organización, evalúo a las personas en este espectro de cuatro fases y luego las mido según la matriz de intención y capacidad:

• Gran intención, gran capacidad: necesito reconocerlos

• Baja intención y alta capacidad: necesito inspirarlos

• Baja capacidad y alta intención: necesito capacitarlos

• Baja intención y baja capacidad: necesito gestionarlos lo más rápido que pueda.

Ya sea que esté formando un equipo de 5 o 5.000, puede utilizar estas cuatro fases para transformar el desarrollo de su canal de liderazgo para producir organizaciones sostenibles, empoderadas y de alto rendimiento.


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios