¿La pérdida de confianza es causa de despido? – II

1523

Por Germán Serkovic G. – Abogado Laboralista

En los ordenamientos jurídicos que reconocen la pérdida de la confianza como causa justificada de la terminación de la relación laboral a iniciativa del empleador, no se permite una extinción amparada únicamente en elementos subjetivos. La subjetividad extrema esconde un despido sin causa.

El empleador no está en la facultad de poner fin al contrato al amparo del simple recurso de expresar que ya no tiene confianza en determinado trabajador. El despido por esta causal requiere también la existencia de un elemento objetivo que debe ser de magnitud suficiente para justificar la radical medida. Debe entenderse que el concepto de “confianza” en la acepción que nos interesa, tiene estrecha vinculación con la esperanza o seguridad que tiene el empleador en que el trabajador actuará de determinada manera, y no en cualquier materia –en principio– sino en la ejecución de sus labores.

Se esclarece el tema usando ejemplos. Así, sería justificado –siempre en las legislaciones que lo permiten– dar por finalizado el contrato de un gerente financiero que tiene acceso a la bóveda de la empresa si es evidente que este es un ludópata empedernido.

Lo sería también, despedir al jefe de seguridad de una empresa de transporte de caudales si es notorio que frecuenta a sujetos con amplio prontuario penal. En ambos, la confianza depositada en el trabajador se puede ver seriamente afectada, pero no solo por el arbitrio de la empresa; es imprescindible también la existencia de –al menos– un indicio de carácter objetivo.

Es decir, se requiere que la pérdida de la confianza guarde relación con la ejecución de las labores propias del contrato. Sería discutible validar la procedencia de un despido si el empleador arguye que se ha deteriorado la confianza que tenía en su gerente de mercadeo, si se tienen pruebas que disfruta con entusiasmo de las bebidas espirituosas en el fin de semana.

Los ejemplos citados muestran casos evidentes. La realidad plantea situaciones bastante más complejas.

Fuente: ElPeruano 

Comentarios