La nueva era de la capacitación

1017

Por Fiorella Lores (Perú), Jefe de Proyectos, Humanitae

Uno de los procesos que ha ido de la mano con la evolución de las empresas ha sido la capacitación. A medida que las organizaciones buscan no solo crecer dentro de sus entornos sino también innovar rompiendo barreras competitivas y geográficas, aumenta su necesidad de contar con personal idóneo que los acompañe en su transición y adaptación al cambio. Organizaciones exitosas conocen claramente que las capacitaciones que ofrezcan deberán tener 3 variables básicas para garantizar su efectividad: primero, deberán de ser consideradas como una inversión y no como un gasto por todas las personas involucradas, de manera que se consideren como factor básico y crucial para el desarrollo. Segundo, deberán de estar relacionadas al plan estratégico de la empresa, otorgando tanto conocimientos específicos como competencias organizacionales que les permita llegar y sobrepasar los objetivos planteados. Y por último pero no menos importante, deberán de utilizar técnicas innovadoras que faciliten al colaborador adquirir, interiorizar y aplicar los conocimientos y habilidades otorgadas.

Más de una organización, hoy en día, cuando busca servicios de capacitación, busca una empresa, consultora o formador que pueda ayudarlos a no sólo transmitir conocimientos sino que rompan esquemas tradicionales de formación y ejecuten metodologías que desarrollen habilidades y a su vez preparen a los colaboradores a enfrentar entornos de constante cambio e incertidumbre.

La era antigua de formación en aula basada 100% en teoría es cosa del pasado. Ahora, se buscan alternativas dinámicas que permitan al colaborador participar y sentirse protagonista de su propio crecimiento. Las alternativas otorgadas al colaborador deben permitir flexibilidad y momentos de auto reflexión que generen análisis de comportamientos pasados e intención de cambio.Estas técnicas deben propiciar a que el colaborador pueda vivenciar lo expuesto mediante dinámicas participativas que se relacionen con su vida cotidiana, pudiendo de esta manera aplicarlos en su ámbito laboral y personal de manera más efectiva.

Técnicas como Outdoors, talleres prácticos, juegos de negocio, e-learning y/o coaching son cada vez más utilizadas para capacitar y formar Talentos dentro de las empresas. Utilizar este tipo de técnicas de formación debe fomentar la interacción del colaborador, siendo él quien ante situaciones distintas de adversidad deba buscar las respuestas de solución y tomar decisiones para su bien, el de su equipo o en algunos casos de la organización.

Siendo el colaborador, el individuo quien emprenda acción para cambiar su entorno y demostrar su intención de mejora, aumenta las posibilidades de éxito e interiorización de habilidades, conocimientos y competencias, muy importante para la desarrollo de las organizaciones. Por ello, las empresas deberán de buscar y aplicar constantemente nuevas técnicas de capacitación que les permita trazarse nuevos retos y obtener resultados positivos.

 

Comentarios