La Educación virtual: ¿Opción o futuro estándar?

697

Por Javier González (Perú), Profesor de CENTRUM Católica

La educación virtual, es tan antigua como la necesidad de transmitir conocimientos de manera no presencial. Siempre fue una opción tácita en distintas circunstancias.

Por ejemplo el manual de la TV que uno acaba de comprar, las directrices y las normas publicadas por una entidad o incluso los símbolos de seguridad en las paredes “enseñan” en el sentido más literal de la palabra, por tanto todos estamos inmersos en una permanente comunicación a distancia, interactiva o no, que se traduce en una educación virtual propiamente, así esta sea de carácter elemental y básico.

No obstante, la educación como la conocemos es un proceso estructurado, gradual y guiado consecuente con la capacidad del elemento a formar, tal como la paideia de los antiguos griegos. Los griegos formaban a sus niños en base a este proceso. La paideia transmitía los elementos ideales establecidos en una determinada sociedad para que se forme al individuo, de manera que se adquieran conocimientos y competencias deseables. Imaginar la paideia de hace más de dos mil años y la forma como los conocimientos se transmiten hoy en día, hace que en primer término se instale en nuestra mente la palabra internet. Ciertamente, en todo este lapso de tiempo, no hubo revolución más grande para la transmisión de conocimientos que en la era de la red de redes.

Como dato, el nuevo Complejo de Innovación Académica del Campus de la Pontificia Universidad Católica del Perú PUCP de San Miguel, se centra en el “aprendizaje colaborativo”, con la posibilidad de crear comunidades globales que interactúen entre sí para fortalecer sus conocimientos. Es una apuesta muy importante para marcar la pauta de la “nueva educación” en el país por parte de la Universidad privada más importante del Perú.

En este sentido, actualmente la educación virtual (virtual: “que tiene virtud para producir un efecto, aunque no lo produce de presente, frecuentemente en oposición a efectivo o real” – RAE), tiene tres claras ventajas:

Evidentemente aún existen ciertas desventajas en relación al modelo tradicional de enseñanza. Sin embargo el interés creciente en la tecnología por parte de la población mundial y la comunidad académica, el menor temor a los desfasados estereotipos por este sistema de aprendizaje, la mayor difusión de las posibilidades que ofrece la masificación de dispositivos capaces de conectarse a la red (portabilidad), la Responsabilidad Social obligada a “compartir” conocimiento, la catarata de nuevas innovaciones y por sobre todo la necesidad del mercado de contar con profesionales que se capaciten “con la mayor calidad y en el menor tiempo posible”, obliga a hacer de la Educación Virtual, una necesidad transversalmente fundamental para estar a tono con estos nuevos y cambiantes tiempos.

El E-Learning, o enseñanza utilizando elementos electrónicos, es un concepto usual en la terminología contemporánea. Tal como están las cosas, la educación virtual será la regla en el futuro ¿estamos listos?

 

Publicado en la Revista Strategia n° 35 de Centrum Católica

 

 

Comentarios