¿La capacitación es gasto o inversión?

10192

Por Álvaro Otero Fernández (Perú) –  Presidente Ejecutivo del Instituto Gandhi, centro de desarrollo y formación de Lideres Empresariales e Institucionales. 

¿Confusión o desconocimiento? Los países más desarrollados consideran a sus empleados su “Principal Activo” y es por eso que aun en momentos de Crisis, es cuanto más invierten en su desarrollo, para darles mayores fortalezas y habilidades, para estar por encima de la crisis, adaptándolos rápidamente a los cambios, adelantándose para las épocas de bonanza, logrando retener a su personal y fidelizándolo.

051216_capacitacion-gasto

En cambio y por desconocimiento casi el 50% de las empresas  en países como el nuestro, el primer error que cometen es recortar su presupuesto en este servicio, por considerarlo equívocamente como un gasto y lo postergan o lo dejan de lado.

Precisamente la gente en momentos de crisis es que cae en mayor depresión, desanimo, desmotivación, preocupación y sus niveles de rendimiento “Productividad” bajan sustancialmente, afectando la “Rentabilidadde la empresa, y lo que es peor aun, los empleados empiezan a mirar hacia afuera de la empresa, como esta el mercado, como le va a la competencia, y se ven tentados a buscar mejores oportunidades es por eso que los índices de “Rotación” son extremadamente altos.

Baja productividad en su empresa, (costosa) rotación de personal y un clima laboral deficiente que no atrae ni retiene talento.

Entonces podemos decir que 2 simples palabras como “Retención” y “Rotación” Podríamos cambiarlas por “Fidelización” y la otra “fuga” reflexión cuanto me costo Fidelizar y cuanto me va a costar tener que contratar y preparar a otra persona nuevamente, para el mismo puesto, costos de convocatoria, selección, evaluación, inducción, entrenamiento y más supervisión, en cambio el empleado fidelizado, ya sabe hacer su trabajo y cuando recibe una inyección de motivación y adicionalmente actualizar y mejorar sus propias competencias, realiza aún mejor su trabajo, subiendo los estándares.

Alguno de los beneficios de capacitar a nuestro personal son los siguientes y están comprobados estadísticamente:

  1. Provoca un incremento de la productividad y calidad de trabajo
  2. Aumenta la rentabilidad de la organización.
  3. Desarrolla una alta moral en los empleados.
  4. Ayuda a solucionar problemas.
  5. Reduce la necesidad de supervisión.
  6. Ayuda a prevenir accidentes de trabajo.
  7. Mejora la estabilidad de la organización y su flexibilidad.
  8. Facilita que el personal se identifique con la empresa.

No le ponemos precio al “Tiempo” y lo primero que pensamos cuando decimos capacitación es un gasto, ¿Pero cuántas horas va a durar el seminario o la capacitación? No pensamos en el largo plazo que significa retener a quien ya conoce el puesto de trabajo y lo dejamos ir a la competencia, con un conocimiento que tuvimos que darle por mucho tiempo, con valiosa información, procesos, que absorbieron mientras trabajaban para nuestra empresa ¿Cuánto costo?

Es por eso que tenemos que hacer una reflexión sobre los números, “Gasto” en activo fijo que sufre desgaste y obsolescencia, en cambio el ser humano que tambien es un “Activo” que se mueve en la empresa mediante “Actitudes” necesita sentirse también, que su empresa esta comprometida con su desarrollo y crecimiento como persona y como empleado.

Cuando una empresa “Invierte” en capacitarlo, le da un nuevo enfoque sobre la visión y la misión de la empresa, le recuerda que importante es su trabajo, que “Su empresa” se esta preocupando que crezca junto con ella, que no solo contrata sus horas de trabajo, que lo que contrata, es su capacidad y lo que invierte, en desarrollar más estas capacidades. Aquí tenemos que ver la diferencia sustancial entre el costo y/o el beneficio.

Cabe la pregunta ¿Cuánto vale una persona que trabajan en su empresa?

No es cuanto le pagamos y por lo que pagamos el empleado tiene la obligación de hacer su trabajo, la pregunta es ¿Qué tan bien esta haciendo su trabajo? y ¿Qué es lo que lo “Motiva a hacerlo bien”? ¿El salario o el sueldo? Qué no es el factor más importante, sino qué tan identificado se siente con su empresa, qué tan comprometido esta con los “valores” de la empresa, con los objetivos, metas y resultados que esta espera de ellos.

¿Qué busca una empresa cuando contrata a un nuevo empleado? primero invertir horas/hombre para que entrevisten y selecciones a las personas que más podrían adaptarse al puesto, luego hay que invertir muchas horas/hombre en los programas de Inducción pasa por una radiografía completa sobre sus habilidades y sus competencias.

Hagamos la siguiente comparación ¿Cuánto vale un activo que compra la empresa para mejorar su producción o darle una mejor imagen a su empresa?

Cuando hablamos de activos para mejorar la producción nos estamos refiriendo a los equipos a la tecnología, que cada vez tienen que ser reemplazados porque ya existe otros de ultima generación, que ya los esta usando mi competidor más cercano.

Sigamos hablando de inversión en maquillaje para la empresa, darle una nueva cara, ambientes más modernos, mejores equipos, aire acondicionado, publicidad, marketing que podemos contratar fácilmente en cualquier empresa porque hoy existe muchísima oferta de eso en el mercado y los hay de todos los precios.

Las empresas que ya tienen claro, que es “La mejor Inversión” dotar de nuevas herramientas a sus colaboradores, es una Inversión con retorno, aun y con mayor razón refuerzan a su personal en las épocas de mayor crisis para asumir los retos que estas significan para la economía de la empresa.

Cuando la crisis pasa, ya estamos preparados con la suficiente anticipación, nos adelantamos al “cambio”, no cabe la pregunta que hacemos ahora que ya paso la crisis, y recién aquí desesperadamente recurrimos a nuestras áreas de recursos humanos, para ver que les podemos dar, para cargar baterías y de animo a la gente, a la gente hay que mantenerla con el animo en alto, integrada y cohesionada en todo momento no recién cuando pasa la crisis.

Cuando una empresa adquiere activos como son maquinaría, equipos tecnológicos, computadoras, equipos de aire acondicionado, muebles, y artículos de decoración esta invirtiendo en lo superfluo, en lo superficial, en lo que podemos ver y tocar, en algo tangible, que con el tiempo tendremos que hacerle mantenimiento, renovarlo o descartarlo.

Pero cuando uno invierte en las personas, estamos invirtiendo inteligentemente en “conocimiento”, en “información” y en “crecimiento” “Crecen las personas, crecen las empresas”, nada se queda estático, se reinicia la nueva curva de productividad, se incrementa la rentabilidad de la empresa, se agrega valor intangible, pero si medible en “resultados cuantificables”, aumento en los rendimientos de productidad, generando mayor rentabilidad al mediano plazo, no podemos ser cortoplacistas.

Estamos justamente en la era del “conocimiento” donde las personas tienen que “reinventarse” o “reventarse”. Uno vale no por lo que hace, sino en ¿Cómo lo hace?, ¿Por qué lo hace?  ¿Qué lo impulsa a venir a la empresa con la camiseta bien puesta y sudarla con alma, corazón y vida?

Reinventar, renovar e innovar para crecer, para trascender, para seguir avanzando, ya no competimos dentro del mercado local ahora es global, ya no existen fronteras para la competencia, el factor tiempo y el factor sorpresa son indispensables que estén de la mano.

Debemos sorprender permanentemente a nuestro personal, para que no estén en constante sobresalto y su estadía en la empresa sea pasajera e inestable.

En muchas organizaciones consideran a la capacitación como un gasto innecesario, sin darse cuenta que se puede ofrecer resultados positivos y un aumento en la productividad y calidad en el trabajo; es decir, es una inversión que trae beneficios al colaborador y a la organización.


Sobre el autor:

Otero

Lic. Álvaro Otero Fernández
Instituto Gandhi
Formación y Transformación de Personas
alvarooterofernandez@gmail.com

Comentarios