¿Gestión del cambio o acompañamiento en el cambio?

1271

Por Analía Doro (Argentina), Líder de Proyectos en García Nicora Consultora de Cambio, Estrategia y Comunicación, garcianicora.com.ar

Cambiar, mutar desde una realidad a otra. Transformarse. Cambiar implica reinventarse, resignificarse, renacer en una nueva transparencia… que a su vez, está destinada a cambiar. Cambiar. Una constante en la vida de las personas y las organizaciones. Si hay algo que no cambia es que todo cambia. Y el cambio es –a su vez- producto del cambio… Las organizaciones necesitan cambiar porque a su vez se modifica el contexto o las tecnologías, las personas necesitan cambiar porque han cambiado sus roles o los procesos o las personas con quienes se vinculan. Y las tecnologías y los contextos socio-económicos se modifican porque cambian las demandas y necesidades de las personas. Un círculo virtuoso que no tiene fin.

Y frente a este tsunami de cambios permanentes al que están expuestas las personas, no hay fórmulas mágicas. No hay llaves interruptoras que hacen que lo que ayer era de una manera, mañana sea de otra forma automáticamente cuando de vínculos y relaciones humanas se trata.

Mucho se ha dicho y escrito acerca de la llamada “Gestión del Cambio”. Grandes autores y gurúes del management han desarrollado libros y modelos que buscan ayudar a las organizaciones  en el desafiante proceso de gestionar el cambio de sus colaboradores. Nosotros, sin embargo, elegimos preguntarnos: ¿gestión del cambio o acompañamiento en el cambio? Nuestra inquietud es, gestión del cambio o acompañamiento a las personas para que elijan ese cambio. Y entendemos que este acompañar implica –ante todo- comprender que todo cambio encierra pérdidas y ganancias. Lo que puede ser ganancia para algunos, tal vez resulte una perdida para otros, y viceversa. Partimos de la premisa que no hay cambio que no encierre esfuerzos, sacrificios, y en algunos casos cierto dolor. Y hay dos formas de atravesar ese viaje implicado en el cambiar: Convencido de que tiene un sentido y por ello aceptando como parte del proceso los costos y esfuerzos implicados, o bien, atravesarlo sin comprender su propósito, su beneficio, y por ende minando el camino de resistencias y enojos.  Y las personas necesitan ser acompañadas en ese camino. Lo necesitan y lo demandan aún cuando no lo digan. Y allí es donde se impone trabajar en la Empatía. Generando espacios para la escucha, para el entendimiento, para comprender la emoción y los miedos del otro,  sus habilidades, sus espacios de tensión y aquellos aspectos en los cuales siente que necesita ser mayormente ayudado para transitar el cambio. Es comunicar lo que se necesita escuchar. Es hacer lo que se necesita percibir. Es transmitir lo que se necesita saber. No es más, y tampoco menos.

La gestión del cambio en las organizaciones se propone alinear los comportamientos a las nuevas demandas y procesos del negocio. Nosotros sabemos que no se puede alinear a quienes no se sienten internamente alineados entre su saber, sentir y hacer. Nuestra propuesta de acompañamiento en el cambio comienza allí, en el principio. Ayudando a las organizaciones a acompañar a sus colaboradores en el camino de los cambios.

 

Comentarios