Gestión del Cambio en las organizaciones

1117

Por Gianna Cordano, Deloitte Consultoría, Manager Human Capital Services

La resistencia al cambio es una respuesta emocional y conductual normal frente a las amenazas, reales o imaginarias, generadas por una situación nueva. Hoy en día, es común que las organizaciones emprendan proyectos de transformación con el fin de  lograr sus objetivos estratégicos, estas transformaciones, ya sean en tecnología, en procesos y/o en gente, pueden llevar a romper el equilibrio interno lo que a su vez puede generar una baja en el desempeño organizacional.  

El desinterés, la falta de identificación, la desorientación y el enojo, son emociones que las personas involucradas experimentan, estas reacciones pueden mover, provocar o bloquear los cambios en la organización. Ante situaciones de este tipo, resulta clave ser proactivos, estar preparados con un plan para gestionar el cambio, lo que implica contar con estrategias, herramientas y técnicas orientadas a la gente, que puedan ser aplicadas a nivel individual, grupal y organizacional.

Una implementación efectiva de la Gestión del Cambio da como resultados una alineación entre las personas, procesos y tecnología, permitiendo la formación de nuevos comportamientos base. Asimismo permitirá recuperar el equilibrio y acortar el ciclo del tiempo para lograr el éxito, reduciendo la pérdida de la productividad y aprovechando al máximo los recursos disponibles.

La Administración del Cambio ayuda con la alineación y preparación de los usuarios involucrados en la iniciativa de cambio mediante la disminución de los riesgos asociados y de la curva de aprendizaje, lo que permite reducir la pérdida de productividad al contribuir con un proceso planeado de cambio sobre los procesos operativos.

El objetivo es lograr la transición del estado actual al estado deseado, mediante actividades específicas que en conjunto ayudarán a preparar a los involucrados a asumir de manera efectiva y exitosa los nuevos procesos y/o la nueva tecnología.

Para lograr de forma exitosa el cambio es indispensable diseñar un plan con  enfoque estratégico, teniendo en cuenta que las personas atraviesan por una secuencia de fases hasta alcanzar un mayor nivel de compromiso. Los principios que se deben tomar en cuenta para ejecutar este enfoque son:

  • Cada paso es necesario. Cada paso en el proceso de cambio establece una base sólida en la que el siguiente paso es construido. El cambio progresará muy rápido si no es omitida ninguna de las fases y se lograrán beneficios duraderos
     
  • Es un proceso repetitivo. El cambio es un proceso que frecuentemente requiere regresar pasos con el objeto de progresar exitosamente y seguir adelante
     
  • Existen cuatro frentes importantes que son: Comunicación, Capacitación, Cultura y Sensibilización al Cambio; cada uno de ellos comprende actividades para desarrollar en momentos clave con el fin de lograr la secuencia de compromiso y el cimiento para un cambio duradero

Finalmente, no podemos dejar de mencionar los Factores Críticos que facilitarán la implementación de un proyecto:

  • Definir claramente roles y responsabilidades
     
  • Identificar al personal que será impactado directa o indirectamente
     
  • Tener un liderazgo fuerte, visible y comprometido
     
  • Contar con una estrategia de comunicación oportuna
     
  • Involucrar activamente a la Alta Dirección, líderes, equipos de trabajo y manejar sus expectativas
     
  • Desarrollar un plan de capacitación acorde a las necesidades de la organización
     
  • Mantener el compromiso hacia los resultados por parte de los involucrados y equipos de trabajo

 

 

Comentarios