Gana el respeto de tu equipo

815

Por Chistopher Hann, redactor de Entrepreneur

Estar al frente de un gran equipo no significa tener el salario más alto o la mejor silla de la oficina. Más bien representa un primer reto: ¿cómo conquistar a tus colaboradores?

Para John Linehan, presidente y CEO de Zoo New England, alcanzar esta meta implicó empezar desde abajo de la organización, que hoy cuenta con 180 empleados. John fue contratado en 1981 como un simple trabajador, “un puesto por debajo de los encargados de atender el parque”, dice. Y no fue sino hasta 2001 cuando logró subir a su posición actual. 

“Hasta el intendente de limpieza tiene que saber que su trabajo es esencial para la organización”, explica John. Pero cuando no empiezas desde abajo, ganarte el respeto de tus colaboradores puede representar todo un desafío. Por ello, aprende a escuchar con la menta abierta, comunícate de manera honesta, conoce a tus empleados y nunca olvides tratarlos con respeto, aconseja el CEO.

Para Linehan, quien ha aprendido que las buenas ideas pueden provenir de cualquier parte, “existe una gran diferencia entre ejercer el poder inherente a un puesto directivo y ganarte el respeto de tu gente”. De ahí que brinda la oportunidad a todos los miembros de su equipo de acercarse cuando tienen una idea para mejorar los procesos. 

Eso no significa que siempre tengas que ceder, debido a que no es la forma de ganarse el respeto. La clave está en lo siguiente: ser realmente genuino, escuchar a los demás, ser honesto y brindar retroalimentación a los colaboradores. Recuerda que es esencial decir las cosas directamente, porque al final no puedes ser un buen líder si no eres un buen comunicador

Todas estas cualidades cobran mayor relevancia en los momentos más difíciles. “Al final, cuando superas las etapas complicadas, te das cuenta de que puedes confiar plenamente en esa relación increíble que has desarrollado con tus colaboradores”. El respeto radica en la autenticidad. Sin ella, incluso el jefe más capaz pierde credibilidad. “Es un recurso infalible, difícil de recuperar una vez perdido”, concluye el CEO del zoológico de Boston.

Comentarios