Formalidad vs. informalidad en la conducta laboral

5633

Por Eduardo Rizo Patrón (Perú), Gerente de División Adecco Professional

Las relaciones humanas dentro de las empresas están cambiando. Actualmente el comportamiento entre personas dentro de una organización tiende a ser menos vertical que antes y se apuesta por un modelo horizontal que genere un clima de confianza e igualdad entre jefes y colaboradores. Pero ¿hasta qué punto un clima coloquial, alejado de los protocolos y convencionalismos que la formalidad exige, es beneficioso para una empresa? La formalidad es sinónimo de respeto hacia los demás y es muy importante para sobrellevar las relaciones profesionales en todo nivel y de la mejor manera. El comportamiento formal inspira confianza y seriedad en el trabajo.

Por otro lado, la informalidad en la conducta de los colaboradores no necesariamente es sinónimo de irresponsabilidad o falta de seriedad y compromiso. No debemos olvidar que los empleados son, ante todo, seres humanos y es altamente beneficioso que los jefes conozcan a su potencial humano –y viceversa- como personas comunes y esto solo se puede dar en un plano informal, que no significa romper ciertos patrones de respeto implícitos. La informalidad en el trabajo ayuda a lidiar con la presión del día a día y mejora el clima laboral. En esta atmósfera se pueden resolver muchos problemas. Por ello, grandes empresas en el Perú han aprendido a mantener un equilibrio entre la formalidad e informalidad en las conductas de sus miembros, reconociendo que es necesario humanizar un poco más las relaciones internas. Ese parece ser el camino: un matiz entre ser formal e informal, dentro de un marco de absoluto respeto profesional y personal.

 

Artículo publicado en el Diario Gestión

 

Comentarios