Florecimiento: La Nueva Felicidad

1687

Por María del Carmen Palacios (Perú), www.psicologiapositivaperu.com

Martin Seligman es el impulsor de la llamada Psicología Positiva, la rama más pujante de la psicología actual, quien junto a otros colegas dedicaron sus esfuerzos revolucionando la Psicología tradicional (que históricamente se había dedicado sólo a estudiar los aspectos negativos, el problema, la enfermedad) y empezaron a analizar la parte positiva del ser humano, a estudiar las causas desde un punto científico: ¿Qué hace a las personas felices?, descubriendo que hay muy poca relación entre lo que la gente cree que generalmente le hace feliz y lo que realmente nos hace felices en nuestro día a día.

La Psicología Positiva nos recuerda que el ser humano tiene una gran capacidad para adaptarse y encontrar sentido a las experiencias traumáticas más terribles, capacidad que ha sido ignorada por la Psicología durante muchos años.

Así nace la PSICOLOGIA POSITIVA que, basada en la investigación, estudia el funcionamiento óptimo de las personas y busca comprender los procesos que subyacen a las fortalezas y emociones positivas del ser humano, centrando sus esfuerzos en el estudio de las bases del bienestar psicológico y de la felicidad.

Sin embargo, cuando Seligman escribió su libro LA AUTÉNTICA FELICIDAD (2002) estaba muy de acuerdo con la teoría de Aristóteles en el sentido de que todo lo que hacemos busca la felicidad y creía que el término se podía dividir en tres elementos:

  1. Emociones Positivas: Se describen como aquello que sentimos y que contribuyen a una vida placentera, son emociones como el placer, éxtasis, confort, efusión, etc.
     
  2. Compromiso: Es el flujo recibido durante una actividad placentera que nos absorbe, como escuchar música, leer un libro, practicar un deporte, ir de compras, etc.
     
  3. Propósito: se refiere a que, cuando estamos en una situación de flujo, siempre acabamos preguntándonos el sentido que tiene ese momento.

Pues bien, ahora Seligman en su nuevo libro FLORECER (2011), en el que revisa su teoría de la Psicología Positiva, señala que lo realmente importante no son estos tres elementos sino cuánta satisfacción sobre nuestra vida expresamos o sentimos en un momento determinado. Los tres anteriores son importantes pero por sí mismos no parece que puedan asegurar el florecimiento humano, proponiendo por tanto, cambiar el objetivo de la Psicología al de bienestar (well-being). Además Seligman piensa que para medirlo lo mejor es el término “flourising” (florecimiento).

Entonces, el nuevo desafío de la Psicología Positiva es el florecimiento humano y éste se apoya en cinco pilares que conforman la nueva teoría del bienestar, reflejados por la palabra PERMA: (Positive Emotion, Engagement, Relationships, Meaning, Accomplishment).

“PERMA” representa los cinco elementos esenciales que deben estar en su lugar para que experimentemos bienestar duradero. Estos son:

  1. Emoción positiva (P): Para que podamos experimentar el bienestar, necesitamos emoción positiva en nuestras vidas disfrutar en el aquí y ahora. Cualquier emoción positiva como la paz, la gratitud, la satisfacción, el placer, la inspiración, la esperanza, la curiosidad o el amor entra en esta categoría.
     
  2. Engagement (E): Cuando estamos realmente comprometidos en una situación, una tarea o un proyecto experimentamos un estado de flujo: el tiempo parece detenerse, perdemos nuestro sentido del yo y nos concentramos intensamente en el presente. Cuanto más experimentamos este tipo de trabajo, más probable es que se experimente el bienestar.
     
  3. Relaciones Positivas (R): Como humanos somos “seres sociales” y las buenas relaciones son fundamentales para nuestro bienestar; las personas que tiene relaciones significativas y positivas con otros son más felices que aquellos que no lo hacen. ¡Las relaciones realmente importan!
     
  4. Significado (M): El significado viene de servir a una causa más grande que nosotros mismos. Si esto es una deidad específica o religión, o una fuente que ayuda a la humanidad de alguna manera, todos tenemos un significado en nuestras vidas para tener un sentido de bienestar.
     
  5. Realización / Logros (A): muchos de nosotros nos esforzamos por superarnos, ya sea tratando de dominar una habilidad, lograr un objetivo valioso o ganar en un evento competitivo. Como tal, el logro es otro factor importante que contribuye a nuestra capacidad de prosperar.

Al ser conscientes de los componentes de nuestro bienestar (en lugar de centrarnos solo en la felicidad), es mucho más fácil llevar una vida rica y significativa; y es que estos elementos son fundamentales para contestar a la pregunta sobre ¿Qué es la buena vida? Y la vida es placentera, comprometida, relacional, con sentido y con metas alcanzables.

 

Artículo publicado en la Revista Empresas & Eventos.

 

 

Comentarios