Flexiseguridad laboral : Combinado que sí gana

796

Por Jorge Toyama M, Socio de Miranda & Amado Abogados.

Según el World Economic Forum, tenemos la posición 96 de 139 economías en rigidez en el empleo y el puesto 86 en las relaciones entre sueldo y productividad y el 50 en fuga de talentos. El Doing Business 2011 no trae un ranking laboral, pero no debemos haber mejorado mucho de nuestra posición 112 del 2009 de 183 economías.

Además, tenemos que, de cada cuatro trabajadores, sólo uno está en planilla y con bajos niveles de protección social en salud y pensiones;1/3 de peruanos percibe hasta un sueldo mínimo y el otro tercio no llega a los dos sueldos mínimos y, encima, con niveles de productividad laboral muy bajos en la región. 

¿Qué hacer?. Creemos que se deben implementar políticas de “flexiseguridad laboral”, que se viene dando en países de Europa y que combinan aspectos de flexibilidad con aspectos de protección. Se busca simplificar las normas laborales y regular los “mínimos”, a la vez que estimular la mejora continua de las condiciones de trabajo a través de negociaciones colectivas, acuerdos individuales o políticas; implementar y estimular productividad y la inversión en sistemas de formación y capacitación laborales –como ocurre con la franquicia tributaria en Chile a favor de las empresas-; mecanismos de protección social –salud, pensiones, seguro de desempleo, etc.-, así como directivas para promover el acceso al mercado de trabajo especialmente a los grupos más vulnerables.

La parte flexible de la regularización podría permitir a las empresas ceses individuales por razones objetivas, graduar algunos beneficios laborales para nuevos trabajadores que, comparativamente con otros países, sean altos; brindar una amnistía para la incorporación  en planillas  de trabajadores  informales y costos laborales menores que progresivamente alcancen a los establecidos para toda relación de trabajo (que es la solución propuesta por el Estado como empleador para formalizarse, etc.).

Los aspectos de protección pueden concentrarse en mejorar la cobertura geográfica de las fiscalizaciones, reducir aportes tributarios cuando las empresas contratan a plazo indeterminado y por tiempo completo, brindar ventajas en licitaciones del Estado a buenos empleadores, conceder ventajas a empresas que apuesten por productividad y capacitación laborales, fijar sistemas de protección social a trabajadores autónomos, etc.

Un tema adicional es la productividad. Debemos trabajar en políticas que incentiven la mejora continua, al valor agregado que aportan los trabajadores a la empresa, la innovación, reducción de costos y eficiencia en la mejora de procesos, así como condiciones en seguridad y salud adecuadas. Además, las utilidades laborales se deberían calcular sobre la productividad y se debe permitir planes de pagos sin sobrecostos en tanto se empleen criterios objetivos y razonables.

La flexiseguridad es una apuesta por una regulación diferente: no la sola flexibilidad de los noventa ni tampoco una única regulación protectora. La flexiseguridad busca convertir al Perú en un lugar atractivo para invertir y trabajar.

Comentarios