Flexibilidad laboral

1079

Por Luis Ludeña Saldaña – Economista

En el Perú existe la necesidad de flexibilizar la jornada laboral como medida para reducir el desempleo, fomentar la productividad y mejorar la calidad de vida de los trabajadores. El ritmo de vida moderna hace que el hombre distribuya su tiempo entre el centro de trabajo y la familia, el problema es definir el límite de horas de trabajo y cuánto tiempo va a compartir con la familia. De lo que se trata, como objetivo máximo, es analizar la relación entre la reducción de la jornada laboral con la productividad del trabajo.

Si partimos de la aseveración de que “El trabajo es un deber y un derecho. Es base del bienestar social y un medio de realización de la persona” (Constitución del Perú, art. 22), no podemos dejar de mencionar que las horas y los periodos de trabajo y cómo se distribuyen en el día, y en el mes, tienen importantes consecuencias para la denominada trilogía laboral: Estado, empresario y trabajador.

En el Perú, la duración de la jornada laboral de ocho horas diarias o 48 horas semanales está garantizada por la Constitución. Sin embargo, también está socialmente aceptado que se puede establecer por convenio o decisión unilateral del empleador una jornada menor a la mínima legal o mayor a la establecida legalmente.

El crecimiento económico siempre estuvo asociado a la productividad del trabajo y esta a la duración de la jornada laboral, productividad que hay que medirla con diferentes parámetros como la satisfacción laboral, la motivación, el clima organizacional, los valores, el trabajo en equipo. No se trata solo de la cantidad de trabajo, sino de la calidad de este.

Con la hegemonía de la flexibilidad del mercado y las transformaciones que actualmente están sucediendo por los avances y las mejoras en la tecnología y las comunicaciones –que perturban e incluso acentúan la eliminación de muchos aspectos tradicionales relacionados con la dimensión temporal y espacial del trabajo– la regulación del tiempo de trabajo resulta aún más importante.

La flexibilidad del mercado laboral se transforma en una buena alternativa para dotar a las empresas de elevados márgenes de movilidad en las relaciones laborales, de tal manera que en la capacidad otorgada por la legislación laboral se aplique una flexibilidad salarial, en los horarios de trabajo y en las relaciones laborales en general.

Fuente: ElPeruano


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios