Estrategias de Empowerment en la Gestión del Capital Humano

2512

Por Edgar Eslava Arnao (Perú), Gerente General de Best Human Consulting, eeslava@gmail.com

¿Se imagina usted cuántos problemas podrían superarse en las organizaciones, simplemente asumiendo un cambio gerencial en los paradigmas tradicionales,  actuando de un modo diferente frente a sus colaboradores?. En efecto requerimos hacer una  reflexión fundamentalmente óntica, si realmente deseamos acceder a  lograr mejores resultados en la productividad y rentabilidad de nuestra organización.

El Empowerment es una nueva filosofía en la dirección de personas, constituyéndose en una estrategia gerencial muy efectiva que ayudará a la gerencia a enfrentar los retos y desafíos en la dirección y administración moderna en especial de nuestro principal activo “el capital humano”, como base fundamental para ofrecer un servicio de calidad a nuestros clientes.

Derrumbar los viejos modelos metacéntricos de las empresas tradicionales.

La capacitación, la facultación y la confianza son los factores claves.

El empowerment, significa empoderamiento,  facultación y dar poder a la gente para decidir y actuar con responsabilidad y compromiso, en los momentos actuales constituye una herramienta gerencial fundamental para romper los viejos paradigmas de liderazgo metacéntrico y autoritario que está orientado a dirigir y controlar a la gente. Es además una estrategia para transformar  las organizaciones tradicionales; se fundamenta principalmente en un proceso educativo a nuestros colaboradores, es decir instaurar una nueva cultura inspirada en la confianza, valoración de la gente, para transmitir nuevos valores actitudes para realizar con libertad, iniciativa y autonomía los roles en el  trabajo, en la que pongan en juego su ingenio, iniciativa y creatividad.

El empowerment se orienta en otorgar mayor poder a los trabajadores para fortalecer las condiciones y acciones necesarias en el desempeño laboral y en la actuación personal de cada uno de nuestros colaboradores y por ende de la empresa. Implica reiteramos en una nueva filosofía de trabajo en donde las estructuras piramidales se derrumban para dar paso a una organización más plana, en donde la confianza es uno de los pilares fundamentales; el empowerment no constituye una simple delegación de tareas y responsabilidades, si no aprender a aprender a guiar a la gente a convertirse en “gerentes” de su propio puesto.

El Empowerment significa formación de nuestra gente, confianza, valoración y respeto por nuestros colaboradores

La premisa esencial se fundamenta en  que todos somos responsables ante la organización de nuestro trabajo, optimizar espacios en las que la gente acceda hacia  su desarrollo personal y la autonomía psicológica para crear e innovar y mejorar su trabajo. Debemos entonces ser consecuentes en brindarles confianza, credibilidad, valoración, respeto y aprender a “convivir” con ellos, creando un clima en la que los sentimientos humanos sean importantes, ser comprensivos en atender sus expectativas y problemas.

Entendiendo la filosofía del empowerment, el gerente comprenderá que la responsabilidad en el trabajo es de todos los integrantes de la organización, los sentimientos de la gente requieren especial atención, el reconocimiento constituye una  fuente vital para motivar y entusiasmar a la gente, descentralizar el poder y autoridad es necesario, fomentar el compromiso, crear un clima de innovación, libertad de ideas y emociones, desterrar el clima rígido perseguidor que en algunas ocasiones puede convertirse en una “cacería de brujas” injustificada fomentando el  temor, ya no es válida la imposición de ideas, ni la imposición el poder por el logro de objetivos-

Cuando el gerente aplica el  empowerment puede disponer de mayor tiempo para otras tareas de dirección tales como evaluar el mercado en que se mueve, afinar misión de la empresa, la visión del negocio, evaluar a la competencia (benchmarking),  estar atento a los cambios del entorno para responder rápidamente a las nuevas necesidades y expectativas a clientes que se caracterizan por que cada vez son más exigentes y discriminadores, logrando de esta manera que nuestra organización puedar sobrevivir, seguir en curso y llegar al éxito.

Como Implantar el Empowerment

El primer paso, es la creación de una cultura del empowerment al interior de la organización, en la que se definan claramente los nuevos valores, los roles que se va adoptar en el trabajo tales como: El compromiso, la lealtad, la solidaridad, compañerismo, la calidad en el trabajo, la responsabilidad y  la fidelización de nuestros clientes internos.

El Segundo paso, es la capacitación de los gerentes como coach, facilitadores y entrenadores, enseñar a nuestros colaboradores asumir confianza en si mismo, en su superior, en su equipo y en los nuevos enfoques que va tener su labor a partir de hoy, lo que implicará asignar valores agregados al trabajo, en el cuál se podrá obtener mejoras significativas, estableciendo un sistema de sugerencias escritas (Kaizen), con las mejores ideas que deben presentar directamente a su jefe inmediato coadyuvando al  fortalecimiento de  los sistemas, procesos, métodos de trabajo, en donde la gente, sienta que participa y que su opinión es importante.

El tercer paso, los gerentes ya involucrados en la filosofía, deberán constituirse en verdaderos coach o facilitadores del cambio de los equipos de trabajo: para dirigir, guiar, apoyar y delegar la transformación y metamorfosis de la organización, a través de actitudes positivas que permitan: Motivar y entusiasmar a la gente, comunicar una visión clara del trabajo, articular una dirección precisa, fomentar la comunicación, inspirar y animar los logros, dar y recibir feed back, fomentando además el respeto y credibilidad, agradecer el trabajo bien hecho, asegurar la unidad de los equipos, reconocer premiar la eficacia y otorgando responsabilidades a la gente, entre otros aspectos más importantes.

El cuarto paso, tomar en cuenta que el empowerment,  se basa en dos pilares fundamentales: La capacitación y la confianza, evidentemente la confianza no puede ser obtenida de inmediato, no aparece por arte de magia, sino que debemos construirla, realizando en primer lugar reuniones periódicas con aquellos trabajadores que parecen ser más flexibles y más involucrados, a quienes debemos capacitarlos en la filosofía del empowerment y cuál es la responsabilidad de unos y otros frente a la organización. Esto supone indudablemente un cambio significativo tanto en las actitudes de los gerentes y de la gente para comprender que somos un solo equipo, lo importante será fidelizar a nuestros colaboradores tal igual como lo hacemos con nuestros clientes.

El Quinto paso, es la formación de equipos de alto rendimiento, quienes estarán a cargo de un coach que los guíe “invisiblemente”, siendo éstos los que deben iniciar a generar el cambio radical en un clima de confianza y motivación, deberán así monitorear a que la gente vaya poco a poco internalizando los nuevos valores, que se vean reflejados en sus relaciones interpersonales con sus colegas, colaboradores y superiores, desarrollo de un trabajo sinergetico, habiendo desterrado ya las “islas”, obteniendo mayor compromiso e identificación con la organización, clientes y proveedores.

Es indispensable establecer reuniones donde puedan hacer feed back de los resultados que se vayan obteniendo, reconociendo públicamente a aquellos que logren mejor performance, apoyando y orientando a  otros al logro de objetivos laborales y a su desarrollo personal.

El resultado que se obtiene es que la organización, vaya obteniendo un clima de trabajo más abierto, cálido y humano, menos paternalista, permisible, dentro de los linderos de los valores asumidos. En este proceso se requerirá una evaluación concurrente y posterior de  los resultados.

El sexto paso, es establecer un sistema de apoyo y mantenimiento sostenido del clima laboral obtenido, siendo imprescindible  tener “Perseverancia en el propósito” como diría Deming.

Tal vez en el camino al empowerment se encontrarán éxitos también fracasos es muy normal, de pronto la gente o los ejecutivos que hacen de coach, se desmotiven, caigan en la desesperanza, se conviertan en escépticos, de repente  hasta  nihilistas, porque lógicamente el ser humano es complejo y diferente unos de otros; frente a lo cual, debemos mantenernos firmes y estoicos, si es que queremos tener realmente una organización para afrontar exitosamente los demás  desafíos del entorno cada vez cambiante y competitivo. “RENOVAR O MORIR”.

 

 

Comentarios:

 

#1 16:17:15 | 2013-05-17, Publicado por: Alfredo

 

Excelente artículo, tiene un enfoque bastante profundo con ésta nueva tendencia en gestión de personas, felicito al autor.


Comentarios