Empowerment coaching: al coaching hay que exigirle algo más

724

Por Enrique Jurado Fernández (España), Socio Director de D’Arte Coaching y Formación Artesanal 

 El empowerment coaching ayuda a identificar las creencias limitantes y los valores conflictivos que nos llevan a tener comportamientos no deseados

El coaching como profesión ya es una realidad en el mundo de la empresa. Cada vez más empresas se dan cuenta de la importancia que sus líderes, sus directivos sepan manejar bien la incertidumbre y se conviertan en faro y guía para el resto de empleados. Hace pocos años, el simple hecho de colocar la etiqueta de jefe a alguien le daba cierto poder e influencia. Hoy ya no sirve. El palo y la zanahoria quedaron rancios como métodos de productividad.

El coaching ha demostrado su eficacia en el manejo de las emociones y gestionar los cambios de forma saludable a nivel personal y organizacional. Sin embargo al coaching se le pide algo más. No termina de cubrir las necesidades de dinamismo y rapidez que las empresas necesitan. Los cambios no pueden tardar meses o años en producirse. Si esto queda así, el coaching quedará como un concepto simpático, lleno de buenismo, y nos recordará a los comienzos de Obama o el mismo Zapatero.

El coaching es cambio. Y en demasiadas ocasiones veo los resultados del coaching en pequeños cambios de fachada, y cuando las cosas se ponen mal, cuando nos aprieta el zapato, vuelven a salir antiguos y rancios comportamientos que generan en otros la típica reacción: “Mucho Coaching, y luego qué….?”

El mismo John Whitmore en su libro “Coaching”nos habla de que el mayor enemigo del coaching es el tiempo. Si no hay tiempo para hacer el proceso de coaching, y generar el darse cuenta, la autocreencia y la responsabilidad, el coaching no puede ser efectivo.

Y precisamente, ¿de qué carecen el 99% de las empresas? Por eso le debemos exigir al coaching que se adapte a nuestras necesidades si queremos una herramienta útil.

Por ello, en D`Arte nos hemos obsesionado en encontrar esas herramientas que podemos aportar al coaching como catalizadores de los cambios necesarios y urgentes en las organizaciones.

La solución la hemos encontrado al otro lado del charco. En EEUU, cuna de empresas que en plena crisis, están haciendo sus mejores números, demostrando que en la mayoría de las empresas se están siguiendo políticas de gestión caducas, rancias y además basadas en el esoterismo del palo y la zanahoria, en el miedo y en el ordeno y mando que pareció funcionar en algún momento. Lo curioso es que las empresas, que supuestamente son el paradigma de lo racional, lo científico, lo serio y profesional, actúan precísamente haciendo JUSTO LO CONTRARIO que nos dice la ciencia y los estudios.

El autor Daniel Pink, en su libro “La Sorprendente verdad sobre lo que nos motiva”explica con detalles cómo lo que la ciencia demuestra y lo que las empresas hacen va en direcciones opuestas. Nos viene a decir que mientras la actividad sea una actividad púramente mecánica, el paradigma del premio y castigo funciona genial. Pero si la actividad requiere apenas un ligero pensamiento y análisis, el palo y la zanahoria como elementos de motivación para mejorar la productividad son perjudiciales.

Pink nos muestra que la ciencia nos demuestra que si queremos mejorar la productividad y resultados en nuestros días repletos de desafíos y retos creativos, hay tres claves que debemos DESARROLLAR en nuestros empleados: MAESTRÍA, PROPÓSITO y AUTONOMÍA.

Maestría para convertirnos en expertos en aquello que nos ilusiona que nos genera sensaciones de valor. Propósito para tener la gasolina necesaria cuando la carretera se empina. Autonomía para sentir libertad de elección y sensación de control.

Y para desarrollar estos tres conceptos en nuestras empresas es necesario ayudar a IDENTIFICAR dónde estamos y dónde queremos ir, y sobre todo cargarnos de fuerza y energía. Es aquí donde entra en juego el EMPOWERMENT COACHING, aquél que nos llena de fuerza, de energía, de determinación, de ganas de cambiar paradigmas y disfrutar de nuestras nuevas posibilidades.

El EMPOWERMENT COACHING ayuda a identificar las creencias limitantes y los valores conflictivos que nos llevan a tener comportamientos no deseados. Una vez identificadas estas creencias, a través de actividades y dinámicas de ALTO IMPACTO, generamos un anclaje y asociamos la creencia limitante con una actividad metafórica como romper un ladrillo de hormigón o caminar sobre cristales rotos sin sufrir daños. 

Son actividades que generan un cambio rápido, profundo y permanente en los participantes de estas actividades. Ya no es una cuestión de tiempo o de perseverancia. Es una cuestión de tocar la tecla adecuada y saber volver a tocarla en el momento que lo necesitemos. Por ello la labor del coach y facilitador es tan importante. Conocer a nuestro cliente, y estar a su lado en este momento de transformacion es una labor que necesita de un buen profesional del coaching que respira sus valores por cada poro de su piel.

En D`Arte somos pioneros a nivel mundial poniendo en marcha estas actividades y el Empowerment Coaching y nuestra misión es llevar estas técnicas y dinámicas a todas las organizaciones que apuestan por el desarrollo de las personas como catalizador de sus éxitos.

Comentarios