El nuevo perfil estratégico del CFO

992

Por Paulo Vitor – Consultor Senior DNA Human Capital

Hace un tiempo el perfil del CFO (Chief Financial Officer), cambió radicalmente. Si damos un pequeño paso al pasado podrás ver que un director financiero tenía un perfil más enfocado en la contraloría, con una postura más dura y cerrado a nuevas ideas. No se veía como solución, el CFO estaba direccionado a ser burócrata con responsabilidades societarias y fiscales.

En la actualidad, el perfil del profesional ha cambiado y se ha convertido en un socio estratégico, actuando más de cerca junto al CEO (Chief Executive Officer). El nuevo escenario corporativo mundial, que fue extremadamente impactado por la transformación digital, hace que ese profesional actué de una manera más versátil, con mayor participación en la toma de decisiones dentro de la compañía. No basta con ser un buen Controller, con sólida formación técnica, también es necesario ser estratégico y contar con la capacidad de siempre encontrar nuevos caminos.

Se han identificado tres temas principales que caracterizan el momento fundamental de la evolución de la función financiera: digitalizar las finanzas y aprovechar el poder de los datos, liderar los esfuerzos para digitalizar los negocios e identificar y desarrollar los futuros talentos del área.

Temas como Compliance y Gobernanza Corporativa se exigen con más severidad dentro de las organizaciones. Por lo que, el papel del CFO se desarrolla de manera natural hacia un partner estratégico del CEO, en lugar de ser sólo un especialista en números. En consecuencia, impulsa directamente los resultados de la compañía.

El perfil del CFO actual tiene que estar involucrado directamente en todos los sectores de la empresa (Desarrollo de producto, Estrategia de Ventas & Marketing, entre otros). Además, de estar al tanto de todas las áreas de éxito del cliente.

Está claro que para que se logre el crecimiento de la empresa es necesario que el CFO controle las finanzas de una forma rígida. Sin embargo, el gran reto será tener las habilidades necesarias para identificar y reducir los riesgos que puedan imposibilitar el crecimiento de la empresa. El foco no es el costo y sí en retorno. Se ha comprobado que el nuevo CFO es la pieza clave para entender cómo funciona cada unidad de negocio. El futuro ha llegado, las empresas que no logren comprender la importancia de estos cambios perderán competitividad.

Paulo Vitor

Comentarios