El manejo respetuoso de las desvinculaciones

1472

Por Jimena Mendoza (Perú), Gerente General, Lee Hecht Harrison – DBM Perú

El concepto de Outplacement tiene ya más de 20 años en el mercado local, desde que DBM Perú (hoy LHH-DBM Perú) lo introdujo en 1993 y empezó a generar conciencia sobre la importancia del mismo.  Desde entonces son cada vez más las empresas que ofrecen estos programas a empleados de todo nivel que por distintas deben ser desvinculados de las mismas.

Sin embargo, aun hay mucho camino que recorrer ya que hay muchas empresas que ofrecen los programas de Outplacement sin una política establecida, o como consecuencia de una negociación y no de un proceso respetuosamente planeado.

¿Cómo manejar entonces los procesos de desvinculación de la manera más respetuosa posible?

Lo más importante es empezar definiendo un eficiente protocolo de desvinculación de principio a fin.  Esto incluye definir estrategias de comunicación internas y externas, identificar hitos críticos y definir cuales serán las herramientas de apoyo para cada uno de los grupos afectados.

Es muy común pensar que el único afectado en las desvinculaciones es el individuo que se queda sin empleo, que de hecho es el que más apoyo necesita. Sin embargo, los procesos de reestructuración afectan también a los jefes que son los encargados de hacer la comunicación y también al personal que permanece en la empresa.

Tomando esto en cuenta, es importante entonces darle a los gerentes o jefes encargados de comunicar la desvinculación las herramientas para poder manejar la labor más difícil y menos grata que tiene un jefe en su carrera y así  asegurar que esta sea manejada de la manera más respetuosa, directa y clara posible.

A los colaboradores desvinculados, se les deberá tratar con el mayor respeto posible al momento de comunicarles la decisión, asegurándose de que la entiendan y explicándoles los siguientes pasos a tomar.  Idealmente, la empresa contratará un programa de Outplacement que lo apoye. Los programas de Outplacement los ayudarán a aceptar el cambio, a enfrentar el desempleo de la mejor manera viéndolo como una oportunidad, y a obtener las herramientas para lograr una exitosa transición de carrera, hacia un nuevo empleo dependiente o el emprendimiento de un negocio propio.  Los programas hoy en día responden a las necesidades de cada empleado brindando apoyo, estructura, técnicas de empleabilidad y manejo de marca personal, todo esto por cuenta de la empresa donde trabajaron hasta el momento de su desvinculación. Según el nivel del empleado, contarán con herramientas diferentes que los ayudarán de una manera más eficiente en su proceso de transición.

Una vez terminado el proceso de desvinculación es importante prestar atención al grupo que permanece, comunicar los cambios, asegurar que entiendan los motivos, pero sobretodo que tengan clara la nueva manera de trabajar ante los cambios ocurridos (ya sea uno o varios). Darles espacio de comunicación, asegurar que los jefes estén visibles y capacitados a responder preguntas y dudas sobre los cambios, pero sobretodo dando comunicaciones claras sobre lo que se espera de cada uno ante la nueva reestructuración.

Los cambios y las desvinculaciones son hoy en día inevitables, está en cada uno de  nosotros el poder manejarlas de la mejor manera posible para tener un mínimo impacto en las personas afectadas. Es clave también asegurar la productividad y compromiso de las personas que permanecen en la organización  minimizando riesgo potenciales de todo tipo

 

 

Comentarios