El Liderazgo de Nelson Mandela y Jorge Bergoglio

875

Por Christian León Porras (Perú), Profesor de CENTRUM Católica

Después de la lamentable pérdida física de Nelson Mandela, líder transformacional, un hombre que le mostró al mundo que el perdón y la reconciliación con el adversario es una manera hidalga de generar cambios históricos, derrotando al régimen racista sudafricano “apartheid” (“separación” en Afrikaans) el cual dividió a Sudáfrica en grupos raciales, blancos  y negros, donde la minoría blanca la dominaba. Queda ahora analizar los aportes educativos que nos ha dejado su enseñanza de vida, desde su misma autotransformación: pasando de un joven violento y radical a un gran negociador y visionario.

También tenemos a Jorge Bergoglio, el Papa Francisco, que desde que llegó a ser la cabeza dela  Iglesia Católica ha empezado a generar también cambios históricos dentro dicha institución: el desafío de gobernar al Vaticano en este mundo contemporáneo. Que según el periodista de la BBC Mundo, Mark Dowd, el corazón de la sede eclesiástica ha estado dominado por camarillas enfrentadas, luchas de poderes, como también una red de sacerdotes homosexuales que ejercían “una influencia inapropiada” dentro del Vaticano. Asimismo de un manejo de actos corruptos, entre otros temas.  Conllevando a que el Papa Francisco expulsara temporalmente al obispo alemán, Franz-Peter Tebartz-van Elst, apodado el obispo del lujo, de una diócesis, debido al escándalo que generó el proyecto de  42 millones de dólares para construir una nueva sede episcopal; dejando en claro qué espera sus obispos, que vivan de manera sencilla como él lo está haciendo, desarmando centros de poder económico en el Vaticano. Por todos estos hechos ha iniciado la reforma del gobierno de la iglesia convocando a 8 cardenales que le apoyarán en esta titánica labor.

Pero ¿qué tienen en común ambos personajes históricos?. Ambos son humildes, han rechazado las comodidades o privilegios que les podía otorgar el cargo que ostentaban.  Tienen una propuesta de paz para hacer una mejor sociedad. Son protagonistas de un cambio difícil frente a intereses oscuros en el seno del poder de sus respectivas instituciones y que no se doblegaron a tomar las decisiones para revertir esa situación ilegítima. Son carismáticos, sus mensajes empáticos genera en la población una mayor adhesión a sus ideales. Y son creíbles y coherentes, están influyendo con el ejemplo, que según Albert Einstein, es la única forma de influenciar en los demás.

Ambas enseñanzas son dignas de interiorizar en los gerentes y ejecutivos peruanos, por una parte Mandela, y por otra la vivimos con las acciones del Papa Francisco. Pasando de buenos gestores a ser líderes transformacionales, donde el rompimiento del status quo que atentan contra la dignidad humana es fundamental. El liderazgo significa cambio, y esto sólo se logra siendo coherentes entre lo que se dice y hace, buscando el cambio para una sociedad cada vez mejor, en beneficio de todos.

 

Comentarios