El Líder Coach efectivo

1167

Por Luis Flores-Guerra,
Personal & Executive Coach, Director de FG CONSULTING
www.fgconsulting.com.pe

Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, a aprender más, a hacer más y ser mejores, eres un Líder.
Jack Welch
 

Uno de los mayores retos que tiene un Líder es el poder desarrollar y lograr un alto desempeño en sus colaboradores para alcanzar las metas organizacionales. 

La disposición que el Líder pueda tener al desarrollo de nuevas habilidades y poder convertirse en un Líder Coach, es uno de los pasos más retadores e importantes en el mundo organizacional para lograr buenos resultados liderando personas y equipos de trabajo. 

Es un reto importante ya que enfrenta al Líder a tener que relacionarse diferente con sus colaboradores y modificar ciertas conductas que tal vez le permitieron alcanzar el éxito en el pasado pero que no necesariamente le puede asegurar el éxito en el futuro. 

El desarrollo de estas nuevas habilidades de coaching que demandan a que el Líder de hoy realice un cambio de mirada y vea a sus colaboradores de una forma diferente, es unos de los retos más desafiantes y a la vez más satisfactorios. 

El lograr ser visto como un Líder Coach efectivo que escucha, que establece la confianza como un principio importante de relación, que genera consciencia y responsabilidad en sus equipos, que hace preguntas que impulsan el aprendizaje a través de la acción, que se enfoca más en las fortalezas y talentos de sus colaboradores, que retroalimenta y desafía de una manera positiva, hace que se genere esa energía tan especial y poderosa que llevan a las personas y equipos al logro de resultados sobresalientes. 

¿Cómo cambiar para ser un Líder Coach? 

Un primer paso importante es mirarnos en nuestro “espejo del liderazgo”, y preguntarnos: ¿quién soy cómo Líder?, ¿cómo soy percibido por los demás?, ¿porqué tendrían que seguirme los demás?, estas y otras preguntas son importantes y que nos llevarán a respuestas significativas y a darnos cuenta de quién y cómo somos como Líderes. Esto significa empezar con nosotros mismos, con nuestro propio trabajo de liderazgo personal antes de empezar a liderar a otros, en conclusión, a ser expresión de nuestra propia proposición. 

Aprender y desarrollar habilidades de coaching es otro paso indispensable en este proceso de cambiar a ser un Líder Coach. Establecer sintonía y generar la confianza necesaria para llevar un proceso de desarrollo y desempeño efectivo en nuestros colaboradores, el hacer preguntas que generen aprendizaje y acción, el retar a que liberen su potencial y logren resultados más allá de lo ordinario, el retroalimentar positivamente, el cambiar de mirada de lo que está mal o de las debilidades a enfocarse también en reconocer los talentos y fortalezas de las personas como “palancas” para el cambio y desarrollo, el ayudar a que sean mejores de lo que ya son, son habilidades que requieren un re-aprender, un mayor esfuerzo y compromiso.  

El paso final para ser un Líder Coach es alinear nuestro propio trabajo de liderazgo y el aprendizaje y desarrollo de habilidades de coaching con los resultados organizacionales, traducir todo este proceso de cambio y desarrollo en resultados concretos para la organización. 

El coaching más que una herramienta es una filosofía, una manera de relacionarse diferente y efectiva. Es aquí donde los Líderes tienen la gran oportunidad de adoptar esta filosofía y ponerla en acción para lograr los mejores resultados con y a través de sus colaboradores.

 

 

 

Comentarios