El Inplacement y las organizaciones que afrontan los cambios con la ayuda de sus colaboradores

4925

Por Milko Barandiarán Misic (Perú), Gerente General CRBM Consulting SAC, www.crbmconsulting.com / www.empleoideal.pe

El Inplacement es un concepto que va adquiriendo fuerza en las organizaciones, se trata de la oportuna gestión de una reorientación profesional en los empleados, para hacer frente a los cambios inminentes generados por el mercado, las industrias, la globalización o las nuevas tecnologías. Con el paso del tiempo, muchas compañías se han enfrentado a la realidad de la post modernidad empresarial, donde invariablemente necesitaban de una herramienta que les permitiera seguir contando con su recurso más valioso: sus colaboradores. De esta manera, nace el Inplacement, que ofrece ventajas tanto a los empleados como a los empleadores.

habilidades-rrhh

Sabemos que el mundo en general no es estático y que los avances en todas las áreas se dan cada vez a pasos más agigantados. El impacto de todo esto en el área empresarial, son los conocimientos y experiencias profesionales que van quedando obsoletos ante los nuevos retos en el mercado y la aparición de nuevas generaciones con ideologías más modernas. Esto provocaba que las organizaciones no tuvieran otra opción que despedir a aquellos excelentes elementos que ya no pudieran cubrir el perfil de las nuevas necesidades empresariales o que no tuvieran los conocimientos necesarios para las nuevas tecnologías e información. Sin embargo, basándose en la ética empresarial que muchas organizaciones defienden, se crea el Inplacement como herramienta para evitar los despidos del personal valioso para la institución.

El Inplacement consiste en analizar adecuadamente hacia dónde camina la empresa, abriendo en primer lugar la perspectiva de crecimiento y posibles cambios inminentes en base a su giro y actividades. Una vez que esto ha sido detectado, se analiza el impacto que tendrán en los empleados actuales y cuáles de ellos pudieran salir perjudicados en un futuro próximo por el hecho de no contar con la suficiente capacitación, experiencia o conocimientos. Cuando estos colaboradores son detectados a tiempo, se empieza la planeación del ofrecimiento que la empresa puede hacer en cuanto a una recolocación interna o para proveerles los conocimientos y capacitación necesarios para hacer frente a los nuevos retos de sus áreas, aunque esto implique un giro drástico en su perfil profesional.

Antes de hacer cualquier sugerencia, la empresa debe de analizar minuciosamente las habilidades y aptitudes de cada persona implicada, pues invariablemente no todos serán aptos para un giro en su perfil profesional y habrá quienes inclusive puedan tener características y facilidades para otros puestos que actualmente desconocían. En ocasiones podemos comparar el Inplacement a la época en la que elegimos nuestra carrera profesional antes de ingresar a la Universidad, donde evaluamos nuestros gustos, nuestras tendencias y aquello que imaginamos nos encantaría realizar día a día. En realidad, tal vez la gran mayoría de las personas acertaron en esta decisión, pero habrá quienes se puedan llevar gratas sorpresas en esta revaloración y reorientación profesional.

Uno de los principales objetivos del Inplacement también es el crecimiento profesional, por lo que la organización al implementarlo siempre buscará una tendencia de superación y nunca un retroceso en la carrera profesional de los implicados. En este aspecto, vale la pena mencionar que el Inplacement también requiere de un esfuerzo y apertura por parte de los candidatos internos de la empresa, pues habrá que estudiar, analizar, conocer y aprender nuevos conceptos, teorías o conocimientos que son necesarios para las futuras funciones que se les proponen en estos cambios. El esfuerzo siempre tendrá su recompensa, pues seguirán perteneciendo a la organización y serán parte de los cambios empresariales y sus múltiples beneficios.

En general y realizado de una adecuada manera, el Inplacement puede ser muy grato tanto para el empleado como para la empresa, pues las ventajas y aportaciones para ambos son inminentes. Sin embargo, también debemos puntualizar que dichas propuestas no son siempre bien recibidas por parte de los empleados, quienes pueden tener ciertos temores o ideologías que no les permitan adecuarse a los cambios o que los hagan considerar mejor retirarse de la organización, antes que ejercer distintas actividades a las actuales. Cabe mencionar que para las empresas el Inplacement significa también un esfuerzo adicional en cuanto a inversión económica y en tiempo, pero los resultados pueden ser más valiosos, pues se evita la rotación, se aporta al plan de vida y carrera de los empleados, se cuida la reputación empresarial y se generan nuevos retos que pueden motivar a los colaboradores teniendo lealtad hacia su empresa.

Siguiendo el camino de mejorar la cultura laboral, las empresas deben de optar cada vez más por esta herramienta, promoviendo con esto el crecimiento profesional, la estabilidad laboral, la permanencia en las organizaciones y muchas otras cosas que benefician enormemente a los mercados y a la economía en general, siendo organizaciones que afrontan los cambios con la ayuda de sus colaboradores y generando un clima de ética empresarial al apostar por el Inplacement.

Comentarios