¿Cuán larga será la vida de tu organización?

742

Por Jorge Luis Becker (Brasil), Country Manager, ILM Perú

¿Qué te asegura que tu organización continúe existiendo en un corto o largo plazo? Contestar a las preguntas abajo podrá ofrecerte una idea de sus chances de vivir buenos años, décadas o siglos…

Si tu empresa cambiara radicalmente de rubro, ¿cuáles colaboradores llevarías contigo y cuáles probablemente dejarías de lado?

Si los perfiles para los puestos y planes de desarrollo están solamente enfocados en el conocimiento de las personas, es probable que al cambiar de rubro, necesites un equipo totalmente nuevo. El conocimiento que nos permite desarrollarnos bien en una actividad, no necesariamente servirá para otra, sin embargo, la actitud adecuada nos permitirá afrontar cambios y superarlos.

Alguien podría argumentar: Pero mi empresa no tiene planes de cambiar de rubro, de acuerdo, puede que permanezca en el mismo rubro por décadas o hasta centenares de años, ¿pero acaso eso significa que no cambiará? Y es justamente ahí donde empiezan los problemas… el cambio es una constante, y cuando se mueve nuestra zona de confort, es natural que a uno le cueste aceptarlo y que otros lo resistan y que otros se opongan.

¿Cuán flexible es tu equipo de trabajo? Independientemente de ser ingenieros, contadores, abogados, ¿cuán flexibles son?, ¿con cuáles sabes que podrías contar sí o sí? ¡Este es tu equipo más valioso!

¿Y qué hacer con los demás? ¿Acaso no tienen talento y son inservibles? ¡Por supuesto que no! Hay que darles la oportunidad para desarrollar las habilidades que la organización necesita para convertirse en lo que quiere ser cuando así lo quiera, en profesionales flexibles, adaptables, con la actitud de generar valor independientemente del puesto que ejerzan o función que ocupen.

La empresa ideal cuenta con un equipo 100% adaptable y versátil, desde luego dicha empresa no existe, la pregunta que queda es: ¿Cuán cerca tu organización esta de ello? Cuanto más cerca, mayor la probabilidad de supervivencia y naturalmente cuanto más lejos, mayor el riesgo que vienen afrontando.

Desde luego, cuando pensamos en grandes organizaciones, cuanto más alto el puesto más necesaria la versatilidad mencionada, especialmente porque los puestos estratégicos exigen flexibilidad en todos los sentidos, desde la capacidad de adaptarse a circunstancias cambiantes hasta al capacidad de crear, entender y vender nuevos escenarios en contextos cambiantes a personas diferentes.

La competencia “Flexibilidad o Adaptabilidad al Cambio” ya debe ser parte del modelo de competencias de todas las organizaciones, el cambio es una constante desde que el mundo es mundo, entonces: ¿Qué ha cambiado ahora? ¡La velocidad con que ocurren! Al inicio del siglo pasado, una organización podría sobrevivir por algunos años resistiendo a los cambios… hoy en día esto es cada vez más improbable.

Conclusión: Si quieres larga vida para tu organización, empieza contratando gente con alta capacidad de adaptación y mantén la práctica de invertir en el desarrollo de esta competencia en tu equipo. ¡Eso es lo que hacemos en ILM!

 

 

Comentarios