¿Cómo pasar de un CV bueno a uno efectivo? Cada segundo y cada detalle cuentan

985

Por: Sergio Borasino y Víctor Vignale
Partners de AB INAC Executive Search

0.84 segundos. Esa fue la diferencia entre el campeón y el subcampeón olímpico de la maratón de Pekín. Oro vs. plata. Hoy en día las carreras se ganan por muy poco. Son los detalles los que cuentan. Otro dato interesante es que el récord mundial se sigue acortando: hace 20 años era de 2:10,32 segundos, en Pekín fue 2:06,32.

Esto se ve en todos los campos: el ser humano es competitivo e inteligente. Cada vez somos más y aprendemos más rápido. Hemos llegado a un punto en que “simples” detalles hacen la diferencia. Lo mismo ocurre en la selección de ejecutivos. Las ternas son cada vez más similares. Los puestos se terminan otorgando por pequeñas diferencias: detalles. Los segundos no reciben medallas de plata, sólo un agradecimiento.

Hace un mes escribimos un artículo titulado “Hacer un CV que funcione”. En él delimitamos las características principales de un CV efectivo. Este artículo complementa al anterior ofreciendo sugerencias “avanzadas” pensando en los detalles que hacen de un CV una herramienta excelente de trabajo.

Show me the money! (¡Muéstrame el dinero!)
Eso es lo que los candidatos repiten, y con justa razón: todos queremos que nuestro trabajo sea recompensado con dinero. No debería ser sorpresa que los reclutadores también hagan ese pedido. Contratar a una persona es una inversión que siempre debería tener un retorno económico positivo. Al evaluar para un puesto directivo, el punto clave es ¿cuál es la capacidad de esta persona para traer dinero a la empresa? Es por ello que necesitamos expresar cuánto dinero hemos traído para las empresas para las que trabajamos en el pasado.

Constantemente revisamos CV con frases como la siguiente: 
“Como Gerente de Administración y Finanzas lideré un equipo de 5 departamentos y un total de 80 personas a mi cargo”. Esta frase describe la envergadura de la posición… pero ¿y el dinero?

Sería más interesante decir algo como:
”Como Gerente de Administración y Finanzas lideré un equipo de 5 departamentos (80 personas) y logré un ahorro de 20% en mi primer año basado en la redefinición de  procesos trabajo”.

Es cierto que no todas las posiciones permiten expresar los resultados en términos económicos. Pero siempre podemos dar algún tipo de referencia que clarifique si fuiste un trabajador excepcional y no uno promedio. Por ejemplo: un jefe de investigación de mercados puede decir: “supervisé un equipo de 3 analistas en la conducción de 4 estudios de mercado de alta complejidad”.

O puede decir:
“Lideré el equipo de investigación con mayor productividad de la empresa: en sólo un año se me  asignaron 33% más estudios que al resto de jefes de investigación a pesar de tener un equipo de trabajo 25% más pequeño que el de mis colegas”.

Generar una buena frase de venta para tu CV puede tomar tiempo, pero realmente hace una diferencia frente a los demás.

La magia está en los detalles
La regla de oro es escribir pensando que tu CV será publicado en la primera página de un diario. Por lo tanto, debes evitar cometer errores que contribuyan a dañar esa primera impresión. Sigue una lista los “errores clásico”:

  1. Tener errores de ortografía y gramaticales.
  2. Formato: Cuidar tener un formato ordenado (en cuanto a márgenes y colores)  y un tipo de letra que sea consistente a lo largo del documento (si para un título utilizas Arial 12 en cursivas, el siguiente título debería tener el mismo formato. Se recomienda usar tipo de letra “Times New Roman”o “Arial” por ser las más legibles. No es recomendado utilizar letra de un número menor a 10.
  3. Es altamente recomendable presentar tu CV en formato PDF de manera que aseguras que el formato se mantendrá intacto al abrirse en distintas computadoras con distintos programas. 
  4. Incluir una fotografía seria. De ninguna manera una foto recortada que fue tomada  en un lugar informal con amigos. 
  5. Incluir una dirección de e-mail formal. Evitar correos con apodos.
  6. Incluir tu número de teléfono celular. Sólo dejar el número de casa si habrá disponible alguien que pueda tomar el recado con seriedad.

Adicionalmente, algunos académicos dan consejos para incrementar la eficacia del CV. Aunque no existe base científica para decir que estos consejos son acertados, la lógica simple nos dice que dentro de lo posible deberíamos seguirlos:

  1. Evita párrafos largos. Utiliza viñetas. Lo anterior te ayuda a ser didáctico y a ofrecer más puntos de ventas.
  2. Comienza cada viñeta con un verbo (lideré, reorganicé, obtuve, etc.). Esto ayuda a venderte como un candidato dinámico y facilita la lectura.
  3. Incluye las páginas web de las empresas en las que trabajaste en el pasado. Incluye una breve descripción de la empresa sólo si ésta no es una empresa conocida (como Nestlé, Telmex, Whirlpool, etc.).

Consideraciones internacionales
Las severas políticas discriminatorias de EEUU y otros países desarrollados determinan reglas que hay que cumplir para no ser descartado. En concreto, no puedes incluir foto, edad, sexo o grupo étnico en un CV. En EEUU, el ejecutivo de RRHH se ve obligado a eliminar CV que contenga esta informacion, ya que de no hacerlo corre el riesgo de ser acusado de discriminación. Una segunda observación es la de incluir los códigos de país y ciudad en el número de contacto telefónico.

Conclusión
Tu CV es tu carta de presentación y contribuye a la formación de “la primera impresión”. La competitividad actual hace que todos los detalles cuenten. Busca diferenciarte presentando un CV impecable (sin error alguno) que incluya data numérica que demuestre tu capacidad para traer dinero a la empresa y que te venda como un profesional sobresaliente.

 

 

Comentarios