¿Cómo operan las personas dependiendo de las competencias naturales?

778

Por Fernando Gil Sanllehí (Perú), Gerente Corporativo Comercial del Grupo Corporativo Jamming y Coach Profesional

Las neurociencias como base para capturar, gestionar y desarrollar el talento

Muchos procesos de desarrollo profesional, ya sea por problemas de desempeño, por tratarse de talento o por reforzar ciertas competencias organizacionales tienen como punto de partida una evaluación de desempeño y algún test de estilos de personalidad que ayudan al individuo en su autoconocimiento y en la definición de su plan de crecimiento al interior de la organización.

Para que el proceso sea efectivo se requiere que estas evaluaciones se sustenten en las neurociencias y respondan a un conocimiento profundo de cómo funciona la corteza cerebral. Se ha descubierto que cada persona nace con una serie de preferencias personales y un estilo de pensamiento directamente vinculado a una de cuatro áreas de nuestro cerebro: las frontales y basales izquierda o derecha. La preferencia por una de ellas nos permite ser más efectivos en la ejecución de determinadas tareas y en el logro de ciertos resultados específicos.

Del 100% de oxígeno que consume el cuerpo humano, entre 20% y 30% lo consume el cerebro. Si el individuo se involucra en tareas para las que su cerebro está mejor diseñado (preferencia y estilo de pensamiento) el consumo de oxígeno es mínimo. Si, por el contrario, el individuo se involucra en tareas distintas a las de su eficiencia natural, el consumo de oxígeno por parte del cerebro aumenta en detrimento del oxígeno que debió ser canalizado a otras partes u órganos del cuerpo. El oxígeno es fuente de energía y áreas sobrecargadas de energía o con menos energía de la necesaria conducen a enfermedades, ansiedad, irritabilidad, estrés, poco desarrollo muscular, mayor producción de grasa en el organismo y otras complicaciones típicas de los entornos laborales desequilibrados. Este ha sido otro gran descubrimiento de las neurociencias aplicadas al desarrollo personal y profesional del ser humano.

Como resultado de estos hallazgos, se ha concluido que cada persona tiene una preferencia y una capacidad natural para ciertas tareas y funciones y no para otras, independientemente de su nivel de inteligencia. La habilidad consiste en escoger, usar y aprovechar las destrezas manejadas por el área de nuestro cerebro que es más eficiente por naturaleza. De hecho, cuando el cerebro está funcionando eficientemente, cualquier trabajo se hace fácil e incluso divertido.

Tras una década de investigaciones, la Dra. Katherine Benziger ha desarrollado un examen destinado a identificar las preferencias, competencias y habilidades naturales del individuo, las desviaciones del patrón natural y el nuevo patrón adaptativo desarrollado. Muchos tests y evaluaciones de desempeño evalúan al individuo en base a los patrones adaptativos como si éstos fueran válidos para toda persona. El plan de desarrollo, por consiguiente, implicaba una mayor adaptación y desviación de su patrón natural, aumentando los niveles de insatisfacción, angustia, estrés y el impacto en la salud y el desequilibrio personales.

En  el mundo de los negocios, el Modelo Benziger Thinking Styles Assessment y el coaching que le acompaña mejora la creatividad y la toma de decisiones, reduce los conflictos interpersonales resultantes de la inadaptación, reduce la rotación y el ausentismo de personal. permite una mejor identificación del talento, su desarrollo y retención, desarrolla la empatía, el respeto a las diferencias y la valoración de la diversidad, mejora los procesos de selección de personal, analizando la tarea y buscando al individuo con el estilo de razonamiento adecuado, permite un apoyo más efectivo en la orientación profesional o en el desarrollo de la carrera y en la promoción o recolocación de personal, corrige problemas de desempeño y productividad que resultan de una combinación incorrecta entre las fortalezas del individuo y los requisitos del puesto, ayuda a los equipos a desempeñarse con mayor eficiencia, capitalizando sus fortalezas y manejando sus debilidades.

 

 

Comentarios