Cómo lidiar con la pérdida de trabajo

830

Por Vanessa Palomino, principal consultant de TASA Worldwide Perú

A pesar de que lo que hacemos es una expresión de lo que somos, muchos de nosotros identificamos nuestro ser con lo que hacemos en nuestro trabajo. En otras palabras muchos de nosotros juzgamos nuestras competencias y valor por nuestra vida laboral.

Perder un trabajo es complicado por las diferentes consecuencias que esto trae, por lo que necesitamos un tiempo para asumir lo que sucedió y permitirnos lamentar lo que podemos sentir como una especie de pérdida.

Negación. En esta etapa tendemos a pensar que debe ser un error. No nos puede estar sucediendo algo así.

Ira. Insistimos en que no es justo, ya que éramos trabajadores buenos y necesarios.

Depresión. La tristeza puede generar abatimiento. Nos preguntamos por qué molestarnos en continuar.

Aceptación. En esta etapa, hemos procesado lo suficiente y empezamos a sentir que las cosas van a estar bien.

Aunque sirve de ayuda mirar estas etapas, recordemos que no necesariamente van de una a la otra. Podemos saltar una etapa por un tiempo y regresarnos a la etapa anterior en un estado más profundo. Sin embargo, estas etapas nos ayudan a comprender mejor lo que estamos pasando.

Tiempo. Ahora que contamos con algo de tiempo, podríamos aprovechar en mirar más de cerca lo que es importante para nosotros. Ser amables con nosotros mismos alimentándonos y durmiendo bien, haciendo ejercicio diario y tomándonos el tiempo para reflexionar sobre nuestros diversos pensamientos y sentimientos.

Oportunidad. Después del miedo inicial, podemos encontrar que la pérdida de trabajo es una oportunidad para crecer en algo mejor y más apropiado para nosotros, y que a su vez nos ayude a sentirnos más exitosos con nuestras vidas. Parte de ser una persona feliz, productiva y madura es aprender a tomar la vida como viene y hacer lo mejor con lo que tenemos.

 

Comentarios