¿Cómo implementar un trabajo híbrido exitoso en las organizaciones?

255

Por Marlene Cárdenas, directora de proyectos y gestión de cambio de la Consultora Dench

En el último año las empresas a nivel mundial se han dado cuenta de que el trabajo remoto trae grandes beneficios como el incremento de la productividad y el ahorro de recursos. Sin embargo, no se puede dejar de lado el relacionamiento y la creatividad que se logra compartiendo e interactuando en espacios físicos. Es por ello que el trabajo híbrido se posiciona como una gran opción para fusionar los beneficios de laborar desde casa con los espacios necesarios de interacción.

MIRA: 8 de cada 10 CEOs creen que la norma de tercerización laboral afecta a las empresas

Cómo todo cambio esta modalidad de trabajo también trae retos y desafíos, como definir un marco base para implementar esta nueva forma de trabajo, establecer acuerdos y comportamientos entre el líder, su equipo y entre equipos, así como la necesidad de desarrollar nuevas habilidades para los retos que enfrentaran en este cambio.

 Según nuestra experiencia, las empresas que buscan implementar un trabajo híbrido deben comenzar revisando como parte del marco base de esta nueva modalidad de trabajo, lo siguiente:

  • Mix Presencialidad y Remoto, De acuerdo a las necesidades de cada empresa, se debe establecer cuantos días el colaborador debe ir a la oficina, si son fijos o rotativos, y sobre todo darle un resignificado a los días de presencialidad, por ejemplo, que estos días sean destinados para el trabajo colaborativo de los equipos.
  • Posiciones que pueden aplicar esta modalidad: Según la naturaleza del rol y las funciones no todos podrán aplicar a esta nueva modalidad de trabajo, por ejemplo, la fuerza de ventas y/o área comercial, pueden no aplicar. Tengamos claro que debe primar el valor que brinda el puesto a la empresa frente a la modalidad de trabajo.
  • Claridad en los objetivos y en los espacios de seguimiento: Los equipos deben entender que se espera de ellos para evitar el micromanagement, y asegurar continuidad de funciones y resultados al cliente.

Si bien la mayoría de las organizaciones cuentan con principios corporativos o valores, es importante resaltar aquellos comportamientos requeridos por el trabajo híbrido:

  • Responsabilidad y autogestión, para asegurar el cumplimiento de las tareas de manera acertada.
  • Empatía, para entender que las situaciones personales son distintas y se tomen en cuenta los horarios de reuniones, permisos, etc.
  • Confianza y comunicación asertiva, para considerar los temas que no estén funcionando de manera constructiva, buscando soluciones y no culpables.
  • Colaboración, cada colaborador del equipo es un eslabón esencial para lograr los objetivos y se debe trabajar de forma colaborativa.

Y finalmente poner atención en aquellas habilidades que se deben potenciar o desarrollar en los colaboradores, que son necesarias para desempeñar su rol y funciones para esta nueva modalidad de trabajo. Se debe contar con espacios vivenciales, de aprendizaje y conversación abierta en temas como:

  • Gestión por objetivos, para definir las metas del equipo y su seguimiento.
  • Autoeficacia y balance, para lograr que los colaboradores alcancen sus objetivos profesionales y personales administrando tiempos y espacios.
  • Manejo de la inteligencia emocional, para sobrellevar los momentos de tensión que puedan surgir en esta modalidad.
  • Comunicación Asertiva, para escuchar activamente y conectar con las personas, utilizando los canales de comunicación que tengamos a la mano.

Si bien no tuvimos el chance de escoger el trabajo remoto, si podemos elegir cómo queremos regresar, y para ello, la clave es generar confianza y medir resultados. Solo así, lograremos colaboradores productivos, comprometidos y motivados.


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios