¿Cómo aprovechar la diversidad en las organizaciones?

273

Por Kleber Wedemann, Director de Marketing para Latinoamérica, Caribe, US SMB, Telco, Media & Tech en SAS

Asumir nuevas responsabilidades suele ser un momento muy importante para un líder. Más allá de todo el reconocimiento personal, la expansión de las competencias es también un momento muy intenso y humilde: hay muchos colegas con los que conectar, procesos que ajustar, cosas que aprender. También es un momento muy emocionante y aventurero.

Después de cuatro años en SAS, me encuentro embarcado en un viaje de este tipo, asumiendo la responsabilidad del grupo de telecomunicaciones, medios y tecnología (TMT), así como del grupo de pequeñas y medianas empresas (SMB), además de mi actual cometido en América Latina. Esta organización ampliada abarca áreas de negocio muy relevantes para la empresa, dirigidas por un gran equipo diverso y de gran talento.

Las personas, son el mayor activo. Estos increíbles expertos colaboradores están impulsando el marketing de SAS de varias maneras. Nuestros colegas estadounidenses están altamente cualificados y son extremadamente dinámicos, lo que complementa en gran medida a la organización latinoamericana.

La región de marketing de LATAM ha conseguido resultados extraordinarios en los últimos años, tanto en términos de cifras absolutos de generación y conversión de clientes potenciales, como de impacto en la audiencia y en el pipeline creado. Gracias a una sólida colaboración con la alta dirección, que comienza con nuestro vicepresidente, Marvio Portela y, se extiende a todos los directores de país y a otros altos cargos, somos conocidos en todo el mundo por nuestra agilidad en la entrega, así como por nuestra estrecha alineación con las ventas. Y continuaremos en ese camino de crecimiento.

Como líder, ahora tengo una curva de aprendizaje para conocer las particularidades de los nuevos territorios, así como las partes interesadas de esta enorme organización, y cómo nos adaptamos y ajustamos al modus operandi de cada uno, conectándolo todo al mothership (matriz) de SAS. El objetivo es conectar los puntos y buscar lo mejor de ambos mundos.

Me he dado cuenta de que tanto el equipo latino como el estadounidense están abiertos, dispuestos a cuestionar, aprender y cambiar. En los próximos meses, mi papel consistirá en igualar la velocidad y la forma en que la organización de LATAM está acostumbrada a trabajar, a la vez que se incorporan las mejores prácticas y la excelencia establecidas por los colegas de marketing de EE. UU.

Este nuevo paso de mi carrera no es el resultado de algún plan de progresión, o algo que me haya presentado mi jefe, sino el siguiente paso de un proceso de construcción que se relaciona directamente con el trabajo en equipo: nadie progresa solo. Y cuando miro hacia el futuro, no puedo evitar pensar en el enorme valor de las diferencias culturales y la diversidad de pensamiento y experiencias de este increíble grupo de personas, que mediante un trabajo encaminado y respetando los procesos adecuados, previo consenso ante un cruce de ideas en las diferentes formas de trabajar, tendrá como resultado un área mucho más sólida y permitirá un alcance de objetivos optimizados para la organización.


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios