Coaching para los nuevos directivos

866

Por Fernando Guinea (Perú), Socio de Amrop Perú

El coaching de transición consiste en integrar al proceso tradicional de coaching, otro de aprendizaje transformacional, que puede ayudar a los nuevos ejecutivos en varios aspectos:

  1. Entender que otras culturas y valores también pueden conseguir resultados exitosos. Frecuentemente, hay una tendencia a sobrestimar la propia experiencia. Esto puede originar opiniones sesgadas, impidiendo la observación y el aprendizaje en un nuevo ambiente. El coach puede ayudar aquí a identificar nuestros preconceptos y a manejarlos.
     
  2. Usar la escucha activa y la observación durante la primera fase de la integración. El coach puede ayudar a que uno se dé cuenta de que las preguntas diplomáticas e incisivas, además de una escucha activa, son mejores que tener todas las respuestas.
     
  3. Manejar el exceso de entusiasmo y el deseo de cambiar rápidamente la organización. La resistencia al cambio puede parecer a algunos accionistas una amenaza, generando más objeciones que aplausos. La capacidad de dominar este entusiasmo y ser consciente de él puede ayudar al nuevo ejecutivo a dar un paso atrás antes de saltar al frente.
     
  4. Manejar las emociones de los equipos. Estas van del entusiasmo al temor e incluso la molestia por no ser considerados para el cargo del nuevo. El coach puede acompañar al nuevo ejecutivo a encontrarle sentido a los retos emocionales, ayudándole a ganarse el derecho de liderar a su nuevo equipo.
     
  5. Tener las conversaciones correctas en el momento correcto y de la manera correcta. La preocupación de ser bien recibido puede predisponer al nuevo directivo a evitar las conversaciones clave, o a tenerlas con un bajo nivel de asertividad o, al contrario, dar órdenes excesivas. Las sesiones de coaching son el momento propicio para planificar estas charlas.
     
  6. Manejar la propia ansiedad. La capacidad de distinguir los hechos relevantes y tener una visión panorámica dan una sensación de paz para transformar las expectativas en compromisos o de sostener conversaciones que definan exactamente lo que se espera.

El coach de transición ayuda al nuevo directivo a tomar conciencia de su conducta habitual y de sus resultados. De esta manera, el coach y su pupilo diseñan y construyen juntos el futuro.

 

Artículo publicado en el Diario Gestión

 

 

Comentarios