Coaching Marca País: Creando conciencia, identidad y orgullo por lo nacional

835

Por Fernando Gil Sanguineti (Perú), Coach, Managing Partner de la Escuela de Coaching y Desarrollo Organizacional
Presidente, Asociación Peruana de Coaching

Cada país tiene su propia cosmovisión, elementos culturales y de su idiosincracia que lo caracterizan. Al tener en cuenta esos elementos en el accionar y en la vida cotidiana, las relaciones entre personas, los proyectos de vida y los empresariales son mucho más efectivos. Defino efectivo como la suma de eficiencia: el menor uso posible de recursos (tiempo, dinero, horas/persona, etc.) y eficacia: el alcanzar la meta propuesta.

El coaching tiene dentro de sus objetivos fundamentales el ayudar a las personas, equipos, organizaciones y a la sociedad en su conjunto, a tomar conciencia de las creencias y paradigmas desde los cuales opera. Algunas de esas creencias son limitantes y, por lo tanto, no permiten ser efectivos. El arte del coaching radica, entre otras cosas, en transformar esas creencias limitantes en creencias transformadoras y potenciadoras.

Una de las responsabilidades más importantes del coaching en esta era es la de promover una presencia humana en la tierra, socialmente justa, ambientalmente sostenible y de realización plena del ser. Esto exige ser sumamente creativos e innovadores en la forma como hacemos las cosas. Exige que nos cuestionemos aquello que nos parece tan "lógico". Exige una transformación del ser humano de consumidor a ciudadano.

Cada país tiene sus particularidades geográficas, su historia, su sistema de gobierno, su cultura y sus paradigmas. Los paradigmas realmente válidos son aquellos que permiten a sus ciudadanos a ser efectivos. Si los coaches están mejor preparados y sus niveles de conciencia son más altos, desde la perspectiva de los valores culturales, la historia y los elementos nacionales propios del país, podrá ser más efectivo en el desempeño de su rol como coach. Podrá influir en la Transformación de las creencias limitantes culturales y en la consolidación de aquellas creencias nacionales potenciadoras.

El Coaching Marca País pretende responder justamente a esta necesidad formativa y de toma de conciencia de los coaches que ejercen su profesión en un determinado país. Pretende promover la asunción de responsabilidades por parte de la sociedad para trabajar comprometidamente en la Transformación.

El Coaching Marca País propone hacer a cada miembro de la sociedad responsable por su futuro y del desarrollo sostenible de su nación. Incorpora los conceptos del Lean Construction/Construcción sin pérdidas que parte de la inclusión de todos los agentes intervinientes en determinado proyecto en la identificación de soluciones a los problemas, propuestas a los desafíos, objetivos y valores compartidos, un mismo compromiso para con el país en lugar de con los intereses personales. El coaching Marca País incorpora todas las técnicas de Coaching de Equipos para trabajar en el desarrollo de competencias sostenibles en cada miembro participante usando el Action Reflection Learning TM, LIM como base metodológica. Exige compenetrarse con la cosmovisión del país, con la historia, con la cultura, la identidad y el orgullo por lo nacional para coachear desde esa realidad que le permitirá al país desarrollarse de manera sostenible teniendo en cuenta a las comunidades, la naturaleza, el empresariado, los ciudadanos, el Estado, los inversionistas nacionales y extranjeros y todo aquél que apuesta por el país. Una vez se tengan en cuenta todos los intereses de las partes y se tenga un objetivo país compartido podremos construir desde lo nuestro.

Coaching Marca País, Creando conciencia, identidad y orgullo por lo nacional!

 

 

Comentarios:

 

#1 03:08:35 | 2013-09-21, Publicado por: Alfonso

 

Apostar por lo nacional y lo identitario como motor de desarrollo es una opción, claro, aunque no la única. En ese sentido, la dicotomía entre intereses nacionales e intereses personales me parece reduccionista por no decir engañosa. Los humanos nos vinculamos con nuestros semejantes y con nuestro entorno de una forma que trasciende lo nacional y lo territorial. Es una obviedad pero a veces se olvida. La dimensión comunitaria es a la vez menos y mucho más que la nacional, trasciende cualquier frontera territorial. Me puedo sentir más cercano a un forastero que a la mayoría de mis paisanos y más en casa en otro continente que en la tierra en la que nací. Total que de acuerdo con los motores y los frenos que marcan nuestras pertenencias, pero pertenencias ricas y diversas, sin la limitación de lo nacional.


Comentarios