Carta de una laboralista a Papá Noel

1608

Por Cecilia Guzmán-Barrón – Socia de Guzmán-Barrón Abogados 

Querido Papá Noel,

Te escribo con la esperanza que puedas alcanzar esta carta a las autoridades involucradas en los temas laborales y de seguridad social. Sabes que ser laboralista es mi pasión y que, para serlo, debo lidiar con ciertas reglas no escritas, volátiles o alejadas de la lógica, amén de otros desafíos constantes, como hacer compatibles las nuevas formas de trabajo flexible con algunas interpretaciones legales trasnochadas. El mundo del trabajo cambia permanentemente, mientras algunos rezagos de la era pre-digital continúan vigentes.

Con todo esto en mente, he elaborado una breve lista de regalos, que resume aquello que le daría un alivio a mis quehaceres. Y, estoy segura, también redundaría en beneficio de mis clientes y de todas las personas vinculadas a la gestión humana.

  • Celeridad: Soy optimista y, si bien comprendo que los recursos estatales son finitos, cuán feliz me haría que los plazos se cumplan y que, en caso no pudieran cumplirse justificadamente, las autoridades tengan la amabilidad de informar cuántos días (o meses) adicionales necesitarán para resolver un pedido, o en qué número de orden de prelación se encuentra. Esto podría servir en el futuro para fijar tiempos razonables, y no generar la falsa ilusión del corto plazo.
  • Simplificación administrativa: Sé que todos los años repito este pedido, y el año pasado estuve entusiasmada, pues al fin se dictaron normas para facilitar los trámites, lo cual coadyuva también al medio ambiente (menos papeles, más árboles). Pero la desconfianza se apodera de algunas autoridades y, solo a veces (tampoco se apodera siempre), exigen requisitos que ya no están vigentes. ¿Será posible que, durante el 2018, el regalo sea duradero?
  • Predictibilidad: Para tomar decisiones, todos (trabajadores y empleadores) deseamos fallos previsibles. Si, en un mismo año, se emiten diversos pronunciamientos contradictorios sobre asuntos tan sensibles como la estabilidad en el empleo, resultará aún más difícil promover la contratación de trabajadores. Me gustaría que trajeras Pido algo tan sencillo como el respeto a los plenos jurisdiccionales y una verdadera jurisprudencia, para poder asesorar a los clientes dentro de cierto margen de seguridad jurídica.
  • Transparencia: Va en la línea de lo anterior. Pongo el siguiente ejemplo: una vez, el criterio para pedir el reembolso del subsidio por incapacidad temporal es “A”, pero la siguiente vez es “A+B”. La autoridad informa sobre el cambio de criterio al rechazar la solicitud de reembolso; se discute la decisión (presentando recursos de reconsideración y apelación); por último, se agota la vía administrativa sin reembolso alguno. En los últimos años, la mayor rigidez en la interpretación de las normas que otorgan subsidios viene ocasionando perjuicio económico. Por eso, espero como regalo de Navidad un texto único ordenado de las normas sobre subsidios y, de yapa, la publicación periódica de las resoluciones que generen precedente administrativo.

Estos son mis anhelos. Vivimos una profunda transformación de la organización del trabajo en todos los ámbitos de la actividad económica, que cuestiona los pilares del Derecho del Trabajo. Mientras no exista claridad en las reglas del mercado de trabajo, difícilmente más personas accederán a él.

De antemano, muchas gracias.

Comentarios