Buscar trabajo sin experiencia y no rendirse en el intento

1230

Silvana Cárdenas, Country Manager de Right Management

¿Cuántos jóvenes egresados de universidades o institutos en el Perú han buscado trabajo, pero por falta de experiencia se quedan rezagados en el proceso? Actualmente más de 5 millones de jóvenes integran la PEA, de los cuales cerca del 10% está buscando empleo activamente. Esta situación se ve en un mercado laboral donde existe un desequilibrio entre la oferta de profesionales (entendida como escasez de talento) y la demanda de trabajo.

Sin duda, los jóvenes necesitan comenzar a pensar de manera diferente porque tener un trabajo no siempre requerirá de un título universitario, sino que dependerá en gran medida del apetito personal de aprender.

No podemos negar que los que pertenecen a la generación Y o Z son disruptivos, innovadores o inteligentes digitales, pero hay que buscar el diferencial en ellos. Por ejemplo, mantener una buena actitud, evidenciar ganas y humildad para aprender, saber comunicarse, son algunas de las características que las empresas buscan hoy en día en sus colaboradores.

En ese sentido, resulta importante reconocer algunas acciones que les permita ganar experiencia antes de conseguir un puesto de trabajo:

1. Identificar la industria en la que nos interesa trabajar: averiguar cómo se desarrollan las empresas en ese rubro, cuáles son sus proyecciones y la demanda de empleo. Es importante tener en cuenta cuáles son los beneficios que otorga el mercado por un perfil determinado para que se tenga una expectativa real de lo que se podría recibir. Buscar comunidades virtuales, blogs, foros de discusión o grupos de noticias del sector.

2. Crear una red de contactos: Rodearte de personas con experiencia e intereses similares a los tuyos también es un factor importante y un plus para tu empleabilidad. Asistir a eventos, exposiciones, lanzamientos de productos, talleres, etc., donde se pueda conocer personas con intereses semejantes a los tuyos.

3. Crear un perfil de LinkedIn: Aquí es recomendable presentar una buena foto, agregar archivos y ejemplos de proyectos personales y voluntariados que respalden tus fortalezas y la calidad de tu trabajo. Es aconsejable mantenerse en contacto con personas que compartan tus intereses.

Previamente podemos hacer bien la tarea y prepararnos para una entrevista de trabajo, pero también ocurre una situación muy conocida entre los jóvenes: Oportunidades sin remuneración, es decir, ingresamos como practicantes y a veces sin beneficio salarial. Sin embargo, es importante destacar que la primera variable a evaluar es si la posición te hará ganar experiencia y al mismo tiempo te permitirá generar una red de contactos.

Así pues, como practicante tendrás lo oportunidad de adquirir conocimientos, competencias y habilidades en situaciones reales de trabajo.  Ahora, si además de eso recibes una remuneración, mucho mejor. Lo más importante es elegir el primer trabajo pensando en no tener vacíos en la carrera y potenciar tu empleabilidad.

Comentarios