Balance entre nuestra vida profesional y personal

692

Por Diego Cubas, gerente general de CL Selection

Antes que nada, tenemos que tener en cuenta que el trabajador no es excluyente a nuestras vidas al contrario, es parte de ellas y tienen que convivir en armonía. Para muchísimas personas no es la parte divertida de la vida, pero para otras, el trabajo es una pasión. En mi caso, me encanta el trabajo, me encanta lo que hago y soy fiel apasionado de mi negocio.

Sin embargo, tengo en cuenta que para tener un balance adecuado en mi vida, necesito enfocarme en cuatro cuadrantes : 1) el trabajo, 2) mi familia, 3) mi relación y 4) mis amigos.

Cuando uno no le dedica el tiempo suficiente a alguno de estos cuadrantes, se rompe la armonía del balance, y el desempeño y estado de ánimo comienzan a decaer. Entre esos cuatro cuadrantes, uno debe encontrar el tiempo necesario (acciones) para hacer ejercicio, dedicarle tiempo a sus estudios, pasear al perro, viajar, ir al cine, etc.

Pasión por el Trabajo

Las organizaciones más exitosas se han enfocado en desarrollar equipos apasionados de personas en las diferentes áreas. Son conscientes que buscar la plena satisfacción de los colaboradores no es solo cuestión de la remuneración sino también de la formar parte de una cultura que les permita crear innovar, y premie esa pasión con su desarrollo de carrera.

He tenido la oportunidad de visualizar diferentes culturas organizacionales a lo largo de mi carrera y como consultor, visitando cliente tras cliente. En esas visitas he visto empresas de competencia directa, donde en una organización las personas iban contentas a trabajar, con ganas y pasión, y en la otra, iban angustiadas, estresadas, desganadas, y como resultado, al mediano plazo terminaban renunciando.

Las organizaciones tienen que proporcionarles retos, proyectos, líneas de crecimiento, posibilidades de tener una carrera en el extranjero, proporcionarles facilidades para maestrías y lo más importante, tiempo, tiempo para estar con ellos mismos.

 

Comentarios