Asertividad: la llave para el compromiso laboral

851

Por Miguel Antezana (Perú), Profesor del Diplomado de ESAN

Una persona con mando, que no sabe expresarse, y presionada a cumplir metas, es una bomba de tiempo que afecta el ambiente laboral y el compromiso de sus subordinados con la organización.

Bajo esas condiciones, el trabajo no tarda en convertirse en un centro de generación de insatisfacciones, constante estrés y altercados a nivel profesional.

Frente a ese escenario, los procesos de comunicación profesional son absolutamente decisivos para que algo coyuntural y fácil de resolver no se convierta en una situación totalmente fuera de control, y en el que la primera herramienta de solución a utilizar debería ser la comunicación asertiva.

Entendamos por asertividad la conducta mediante la cual las personas transmiten su sentir, sus pensamientos o pareceres hacia los demás, de manera equilibrada, clara y congruente, generando un espacio para la retroalimentación comunicacional.

El ser asertivo es un comportamiento y una cualidad que no todos poseen, por lo que debe procurarse y fomentarse que se convierta en un hábito en la organización.

Erradamente se cree que la comunicación asertiva es exclusiva de los jefes hacia los subordinados, cuando en realidad debe ser una práctica grupal y un estilo de comunicación organizacional cotidiano.

El expresar de forma libre y coherente los puntos de vista contribuye de forma positiva al clima organizacional, al compromiso corporativo y hacen del trabajo una grata rutina y no una pesada carga que se quiere evitar.

 

Artículo publicado en Gestión

 

Comentarios