Alineamiento estratégico: la clave de toda gestión

4567

Por Aaron Ruiz Huarca – Consultor en estrategia

¿Su empresa cuenta con plan estratégico? El alineamiento estratégico es un proceso implementando en las empresas grandes y medianas, con procesos estructurados, sin embargo, debe ser implementada en empresas pequeñas y micro empresas, puesto que, el primero paso de toda buena gestión es la planificación, seguido de la organización, dirección y control. Este alineamiento implica efectuar sinergia horizontal, como la sincronización de actividades a lo largo de la cadena de valor y vertical, que es despliegue de los objetivos corporativos hacia los diferentes niveles jerárquicos). Es por este motivo, que los objetivos deben conversar entre ellos y lograr que los gerentes puedan enfocarse en los procesos y actividades que realmente generen valor agregado para todos sus stakeholders.

El propósito del alineamiento estratégico empresarial, también llamado “orquestación estratégica” es lograr que los trabajadores de todos los niveles, procesos y estructura organizacional de los diferentes niveles jerárquicos, los procesos que se realicen, las estructuras organizacionales tengan un mismo enfoque sistemático en cumplir la visión, misión, objetivos y estrategias de la empresa. Se debe evaluar y revisar constantemente a fin de articular los retos de la empresa, y por lo general, se realiza mediante el Cuadro de Mando Integral o Balanced ScoreCard, que al ser una herramienta con un enfoque de múltiples perspectivas permite alinear en cascada los objetivos que se han definido en cada una de las cuatro perspectivas: financiera, cliente, procesos clave y aprendizaje y conocimiento del cliente, identificación de procesos clave y aprendizaje y crecimiento).

El fin del Cuadro de Mando Integral es vincular las estrategias corporativas, organizacionales, del área e individuales para cumplir los objetivos estratégicos. Esta herramienta cumple un rol de vital importancia en la mejora del desempeño organizacional al permitir que su implementación introduzca una visión de más largo plazo de la gestión del negocio.

El proceso de alineamiento estratégico consiste en:

1. Definir claramente la estrategia del negocio a fin de fomentar la unidireccionalidad de los objetivos planteados hacia el cumplimiento de la misión.

2. Difundir la visión, misión, objetivos y propuesta de valor a todos los colaboradores a fin de que se comprometan en su cumplimiento, pues difícilmente los colaboradores podrán cumplir la hoja de ruta si no la conocen.

3. Establecer métricas e indicadores para detectar posibles desviaciones y, de ser este el caso, tomar medidas correctivas.

4. Ejecutar los planes de acuerdo a los indicadores señalados, monitorearlos sistemáticamente y controlar su cumplimiento de acuerdo a la hoja de ruta planteada.

Comentarios