Alcanzar la prosperidad: claves para progresar trabajando

1924

Por Walter Brizuela, fundador y director de la International Businesslogy School (IBLS) – Escuela Internacional de Negociología (www.businesslogyschool.org)

Durante 10 años, entre 1994 y 2004, investigué la evolución del hombre y su familia a través del trabajo y su actividad productiva. El resultado de este proceso de investigación es la Negociología, una ciencia social que desde 2005 se orienta al progreso y la prosperidad del hombre y su familia, a través de los negocios y el trabajo.

Se trata de la ciencia del progreso, que permite a personas, profesionales, emprendedores, empresarios e inversores, acceder a conocimientos y habilidades transversales, integrando la historia, el presente y el desarrollo de cada empresa y profesión, para ofrecerle una nueva visión de futuros previsibles, que le facilite transitar la evolución de su actividad laboral y progresar.

La Negociología permite alcanzar el progreso a organizaciones e individuos, a través de la aplicación de 7 postulados que deben tenerse en cuenta para alcanzar un estadio de desarrollo superior en el negocio que se esté operando.

  1. El primer postulado dice que para progresar tu primer trabajo es conocer a tu familia. Conocer cuál ha sido el recorrido de nuestra familia a nivel laboral, nos permite reconocer líneas de identificación familiar y laboral (de qué han trabajado nuestros antepasados, cuáles son las fortalezas familiares, qué rol desempeña cada persona en relación a sus padres y hermanos, el cual manifiesta las habilidades y competencia innatas de cada individuo, entre otros aspectos importantes a tener en cuenta. Esto nos permite descubrir si estamos capacitados para un determinado negocio y desde allí, emprender el camino del conocimiento.
  2. Los sueños se cumplen, pero hay que saber formularlos. Si somos capaces de expresar en una frase nuestro sueño (lo que deseamos alcanzar), estaremos en mejores condiciones de comprender para qué trabajamos de los que trabajamos y para qué estudiamos lo que estudiamos. Y luego de ello, orientar adecuadamente nuestros esfuerzos. La frase clásica del sistema educativo es: ¿Qué quieres ser cuando seas grande? La respuesta es una profesión específica. La Negociología cambia de pregunta: ¿Qué vas a ser cuando seas UN grande? La respuesta pasa a ser el propósito, la misión laboral.
  3. Los negocios son factor de unión. Mientras que el capital, el patrimonio y las empresas son factor de desunión en el mundo laboral. Concentrarnos en los negocios como factor de unión, permite ampliar horizontes.
  4. Trabajar para la familia es una filosofía de vida que va mucho más allá de la conformación de una empresa familiar. Las empresas se dividen en empresas de capital abierto, de capital familiar, de capital mixto –público y privado- y de capital estatal, pero el 100% de los que trabajamos, provenimos de alguna conformación familiar.

    Para el desarrollo de cualquier tipo de empresa a las que aludimos, es importante conocer cuál es la procedencia de sus recursos humanos y desarrollar estrategias efectivas para transformarlos en capital humano, que genere renta/productividad/resultados evolutivos, tanto para las organizaciones como para las personas que trabajan en ellas. Es decir, aquí la clave reside en analizar cuál es la procedencia familiar de los colaboradores de cada compañía, porque esa información permitirá saber cómo potenciar y optimizar el aporte de cada uno.

  5. El mundo laboral nos paga por nuestra verdadera profesión. Visto desde la Negociología, empleado, auto empleado, comerciante, empresario, inversor, filántropo y político, son los 7 arquetipos mundiales que responden a nuestra verdadera profesión.

    Lo interesante es que a partir de los cambios que se están produciendo a nivel social y laboral, a partir del crecimiento de la inteligencia artificial en las empresas, la profesión que nos defina, irá reciclándose varias veces durante nuestra vida activa, para adaptarse a los nuevos escenarios, como una manera de garantizar la empleabilidad de los profesionales, y de garantizar la evolución y crecimiento de las empresas. Para ello es imprescindible capacitarse en forma continua durante todas nuestras vidas.

  6. Hay que tener en cuenta los ciclos políticos del país donde vivimos o en el país donde se va a ir a trabajar, porque eso influye en la mecánica del trabajo. Los países son seres vivos en evolución o involución constante, y tenemos que tener en claro cuál es el proceso que está transitando cada nación en la que operamos o para el cual trabajamos, a fin de poder dimensionar el impacto sobre muestro negocio y de qué manera adaptar nuestro emprendimiento o empresa a la realidad de ese territorio.
  7. Si cumples con todo esto y te organizas, se lograrán crear las condiciones para progresar y prosperar, construyendo distintas maneras de resolver las problemáticas que surjan.

    Tener en claro las siete claves para alcanzar el progreso a través del trabajo, y aplicarlas a cada momento evolutivo de nuestra vida, resulta fundamental para poder adaptarnos a los cambios que se están produciendo en la economía mundial y en el mundo del trabajo, e interpretar cuál será nuestro próximo paso evolutivo para poder prepararnos.    

Comentarios