Modificación de normativa: Multas laborales volverán a tener un tope

1448

La norma que establecía que el pago de las multas laborales tenía un tope de 35% venció el 12 de julio. Sin embargo, el ministro de Trabajo, Alfonso Grados, adelantó que antes del 28 de julio se extenderá esta reducción automática con un nuevo tope de entre 45% y 50%, que se definirá en los próximos días.

Actualmente, los montos máximos que se aplican a una empresa que tenga desde 1,000 trabajadores, en el régimen laboral general, son de S/405,000 la infracción muy grave, S/202,500 la infracción grave y a S/121,500 infracción leve.

Pero, de aprobarse el nuevo tope al 50% de las multas impuestas, el monto máximo de multa aplicado en el régimen general sería, en una empresa que tiene desde 1,000 trabajadores, por una infracción muy grave S/202,500, y la multa mínima aplicada a una empresa con hasta cinco trabajadores, por una infracción leve solo hasta S/1,012.5.

Grados consideró que se debe fortalecer la inspección laboral y eso, en parte, se relaciona con la escala de multas, pero los montos aplicados al 100% son inmanejables en la economía laboral vigente, pero dijo que sí requerimos ser más exigentes y fijar un tope mayor al 35%.

La extensión de ese nuevo tope se fijará por el plazo de un año, detalló Grados.

Multas diferenciadas
De otro lado, Grados resaltó que en el Consejo Nacional de Trabajo, mesa de diálogo entre trabajadores, empleadores y el Estado, se aprobaron 17 propuestas legislativas, algunas de las cuales establecen un cambio de tipo legal, por lo que se han remitido al Congreso, para su remitido al Congreso, para su discusión.

En el caso de las multas se ha planteado establecer que estas sean diferenciadas que estas sean diferenciada en el caso de las micro y pequeñas empresas para los empleadores de trabajadores del hogar.

“Son sectores donde si se exagera en las multas se incrementará la información”, anotó.

Sobre lo descrito, César Puntriano, Abogado Laboralista dijo que sancionar con montos elevados no incentivan a la formalización. La inspección laboral debe tener un rol preventivo a través del incremento de campañas de concientización a los empleadores, debiendo ello ir de la mano con una mayor labor de inteligencia inspectiva para seleccionar a las empresas a fiscalizar. Algo se ha avanzado pero aún es insuficiente.

Tampoco se debe olvidar que la inspección no llega al sector informal, resulta imperativo fortalecer a esta institución con mayor presupuesto para que amplíe su ámbito de acción.

Para convertir a la inspección laboral en un instrumento formalizador debe dejarse de lado la visión represiva y dar oportunidades a las empresas para que corrijan el incumplimiento antes de aplicar la sanción, al menos a las que no reinciden en la falta. Entendemos que esa es la visión de las actuales autoridades, por lo que esa línea resulta oportuno reducir las multas.

Comentarios