¿Por qué no eres aún una Organización Sostenible?

813

Por Patricia Llaque – profesional de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones

La gran innovación a la que se deben enfrentar, sin más dilación, la mayoría de las organizaciones es su transformación sostenible. Y cuando hablamos de innovación no debemos olvidar que ésta no atañe solo al desarrollo de productos y/o patentes sino que incluye mejoras en la organización, en la gobernanza, en  los procesos, en los servicios.

La complejidad de este reto responde al propósito que subyace en la sostenibilidad, la “PRIORIZACIÓN DEL BIEN COMÚN”. Ello demanda interiorizar una nueva forma de pensamiento que tenga en consideración lo que es bueno no solo para mí y para mi organización, sino también para la sociedad y para el medio ambiente. Y es que el objetivo de la empresa sostenible es crear valor para un conjunto más amplio de stakeholders, es decir, no sólo para los clientes y los inversores, sino también para los empleados, los proveedores y la sociedad de la que forma parte. Estamos hablando de un tipo de valor más ambicioso, estamos hablando de VALOR SOCIAL Y MEDIO-AMBIENTAL, que comprenden dimensiones mucho más complejas y sutiles que la mera generación de valor económico.

Según lo expuesto resulta evidente que integrar iniciativas sostenibles dentro del Plan de Negocios tradicional sea percibido como extremadamente arriesgado, complicado, incierto. Por lo que, sin duda, será necesario orquestar grandes dosis de innovación y experimentación que permitan disminuir los riesgos, de forma que las empresas puedan ir sintiéndose más seguras en este proceso de transición.

Dos grandes retos

Y como un Programa de Sostenibilidad  no es simplemente un plan de Responsabilidad Social  Corporativa, éste es el complejo entramado al que nos enfrentamos:

  1. Cambio de mentalidad
  2. Incorporación de Programas de Sostenibilidad dentro del Plan de Negocios tradicional

Nos referimos pues a dos grandes retos para los que ya muchas voces expertas están definiendo nuevas funciones en todas las áreas de la organización. Entre ellas, resulta clave que los responsables de las distintas líneas y procesos de negocio se impliquen de manera directa con todos los agentes pertinentes con el fin de recabar las pruebas de los efectos y/o repercusiones sociales y ambientales de sus actividades para trabajar de manera conjunta en su impulso o mitigación, según sea el caso.

Se recomienda también que las organizaciones sepan vincular los incentivos y otras compensaciones de los ejecutivos con métricas sociales y ambientales como catalizador de las iniciativas sostenibles en los procesos de toma de decisiones.

¿RH sostenible?

Desde hace ya algunas décadas se viene fomentando la participación del área RH en los procesos de cambio y de gestión estratégica. Por ello, y en este camino hacia la sostenibilidad desde instituciones de referencia se viene reclamando la adopción de nuevos roles tales como:

  1. Desarrollo e implementación de iniciativas a nivel organizativo que establezcan un clima favorable a la sostenibilidad. ¿De qué forma nuestras prácticas y sistemas de gestión RH apoyan a las organizaciones para que sean más sostenibles?
  2. Adaptación de la “Sostenibilidad Social” como característica esencial. ¿Entendemos los criterios diferenciadores entre programas de Responsabilidad Social Corporativa y de Sostenibilidad Social?
  3. Participación activa en la sostenibilidad de redes y ecosistemas. ¿Somos capaces de mantener un diálogo abierto y negociador en relación a las iniciativas de sostenibilidad más allá de los límites organizativos? En otras palabras, ¿sabemos cómo involucrar activamente a todos los stakeholders?

Sobre el autor:

Patricia Llaque
Profesional de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, con experiencia en empresas y organizaciones internacionales. Máster en Neuropsicología Clínica y Máster en Ciencias Cognitivas. Trabaja en la intersección de la Inteligencia Artificial y la Psicología Cognitiva y del Comportamiento, con énfasis en la investigación del impacto de la tecnología sobre el desarrollo humano. Su trabajo se focaliza en la consecución de  nuevos valores y propósitos dentro de una cultura organizacional basada en la persona. A través de su marca registrada OnWell participa también en la divulgación de la ciencia y la investigación, dando visibilidad a referentes femeninos, y en el acercamiento al lado más amable de la tecnología, a aquellos algoritmos y soluciones que se diseñan bajo el prisma de la ética social y la sostenibilidad.


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios