Tres tendencias que transformarán el lugar de trabajo este 2019

230

El mundo laboral está en constante cambio, cada vez aparecen nuevas teorías y tecnologías que buscan crear el ambiente laboral perfecto para poder obtener los mejores resultados lo antes posible.

Muchas empresas se cuestionan cómo afectarán las políticas internas y externas a sus negocios. ¿Podremos contratar gente? ¿Cómo cambiarán el entorno laboral las nuevas generaciones?

A continuación las cuatro más importantes:

  • El 2019 marcará el inicio de la conquista laboral de la Generación Z

Nacidos entre 1981 y 1996, los miembros de este grupo de edad forman parte de la generación más grande en la fuerza laboral actual y han obligado a las empresas a cambiar la forma en que contratan a la gente.

Sin embargo, conforme nos acercamos a una nueva década, los millennials están dejando de ser novedad. Los miembros de la nueva generación, la Z, son verdaderos nativos digitales y sus preferencias dictarán el futuro del éxito de los negocios en los años venideros.

Nacidos entre 1997 y 2016, este grupo de 86 millones de personas va a representar 40 por ciento de todos los consumidores en 2020, e influirán en los 166 mil millones a 333 mil millones de dólares que se gaste una familia anualmente.

La mayoría de la Generación Z sigue en el colegio o está entrando a la universidad y uniéndose a la fuerza laboral. Las empresas que estudien y descifren cómo hablarle estratégicamente a esta generación podrían construir una buena base de talento humano para los siguientes años.

En poco tiempo, la Generación Z serán las personas más talentosas y versadas en tecnología que haya en el mundo laboral, pero también llegan con un conocimiento único sobre cómo trabajamos nosotros.

El estudio de Upwork sobre los freelancers de la Generación Z en Estados Unidos reveló que 73 por ciento de estos chicos empezaron a trabajar por su cuenta por gusto y no por necesidad. Para prepararse para sus futuras contrataciones, los pequeños negocios deberían analizar sus lugares de trabajo e intentar observarlos a través de los ojos de la Generación Z.

  • Los pequeños negocios deberán ser astutos a la hora de contratar

En Estados Unidos la tasa de desempleo está a su mínimo en 50 años, lo que ha hecho del proceso de contratación de talento un tema complejo y competitivo.

Este panorama puede ser particularmente retador para las mypes que necesitan atraer trabajadores que de entrada ya están tentados por los altos salarios y las prestaciones que ofrecen las grandes empresas.

De hecho, según el reporte Future Workforce, 67 por ciento de los pequeños negocios piensan hacer crecer sus equipos este año. Pero a mediados de 2018, el doble de las empresas dijeron que contratar era incluso más difícil que en 2017.

Y conforme se acabó el año, muchas empresas pequeños contrataron menos, y no porque la economía se alentara sino porque no podían encontrar gente lo suficientemente calificada.

Y esto seguirá pasando en 2019, por lo menos durante los primeros meses. Algunas compañías grandes como Salesforce o Elastic no solo ofrecen generosos beneficios vacacionales sino que le dan a sus empleados tiempo para ser voluntarios.

Los pequeños empresas tendrán que encontrar formas de competir por el talento ofreciendo prestaciones creativas, horarios flexibles y un compromiso genuino con el balance entre la vida laboral y la personal.

  • El trabajo remoto será la nueva norma

Hay muchos tradicionalistas que creen que los empleados son más eficientes cuando están en la oficina. Algunos creen que una oficina es el único ambiente en el que se puede hacer interacción cara a cara y en el que se puede lograr una buena colaboración. Incluso creen que cuando los empleados trabajan desde casa se distraen más.

Sin embargo, la evidencia demuestra que es justo lo contrario: los empleados que trabajan vía remota son más productivos.

De hecho, un estudio de dos años en Stanford demostró un aumento considerable en la productividad cuando un grupo de prueba de gente que tenía que desplazarse al trabajo se quedaba en casa.

Los trabajadores que se quedaban en casa tendían a trabajar mucho más porque no tenían que enfrentarse al tráfico, no llegaban tarde ni tenían que irse temprano para hacer los pendientes que la vida diaria exige.

Además, el abandono laboral se redujo a la mitad, ahorrándole al grupo de prueba unos $1,900 dólares por empleado en costos de retención. Los costos operativos también se redujeron en unos $1,400 dólares por empleado porque no se estaba usando espacio de oficina ni servicios como agua, electricidad y gas.

Estos resultados son más la regla que la excepción, por lo que muchas empresas pequeñas están no sólo permitiendo el trabajo remoto sino que impulsándolo.

En la encuesta de Upwork mencionada, la mayoría (60%) de los reclutadores en pequeñas empresas dijeron que el trabajo remoto es más común que hace tres años. 5 veces más reclutadores esperan que su equipo trabaje de manera remota en los próximos 10 años, y 38 por ciento dicen que su staff de tiempo completo, sus empleados permanentes, trabajarán básicamente de manera remota en el futuro.

Esta tendencia continuará e incluso se acelerará en 2019, ya que cada vez hay más tecnologías que permiten que el trabajo remoto sea más factible y sencillo.

Y como pequeña empresa, si te adaptas a políticas más flexibles puedes aumentar la productividad de tu equipo, reducir costos anuales y atraer talento de otras regiones.

Fuente: Entrepreneur

Comentarios