¿Qué obligaciones laborales no se cumplen en el Perú?

673

En el Perú a pesar de ser un país con normas muy estrictas,  en materia laboral y contrataciones, las empresas prefieren evadir estas disposiciones, ocasionando descontento y falta de compromiso en sus colaboradores, lo que afecta directamente a la productividad de sus negocios.

La informalidad laboral en el Perú es un problema que va en aumento, a pesar de que se trata de uno de los países que cuenta con una de las legislaciones más rígida en materia laboral y contrataciones.

Aquí puedes conocer acerca de las cinco obligaciones laborales que no se cumplen:

  1. Las horas extras: Esta es una de las obligaciones que menos se cumple en el país. Esto se origina por la carencia de un adecuado control del tiempo de trabajo del personal. Los expertos señalan que muchas compañías no tienen registro de asistencia del personal, por lo tanto, los empleadores no cubren las horas que permanecen más allá de la hora de salida.
  2. Contratos temporales: Hay empresas que utilizan este método de forma intensiva y tienen a sus trabajadores firmando contratos cada mes. Entonces, cómo un trabajador se va a comprometer con la empresa y a concentrar en sus obligaciones. Ese colaborador va a buscar una organización que le brinde estabilidad laboral y abandonará su puesto apenas la consiga.
  3. Seguridad y salud: La normativa en relación a temas de seguridad y salud en el trabajo es sumamente rígida, por eso las empresas no terminan de adecuarse, ni de aplicar la norma. Esta problemática está generando que algunas compañías no cuenten con estos sistema de gestión que permite evaluar la salud de sus trabajadores o garantizar un ambiente de trabajo seguro, atentando contra la integridad del personal y su productividad.
  4. Recibos por honorarios: Muchas empresas usan este sistema para evitar los pagos de gratificaciones, seguridad social, compensación por tiempo de servicio (CTS), entre otros derechos laborales. En estos casos, mucho va a depender del acuerdo al que lleguen los empleadores y el colaborador.
  5. Vacaciones: Al no existir un adecuado sistema de gestión del descanso remunerado, los trabajadores acumulan muchos días de vacaciones, hecho que es contraproducente tanto para la empresa como para el colaborador. Un trabajador sin descanso podría afectar la productividad de la organización y generar situaciones de riesgo laboral.
Comentarios