Peruanos trabajan más horas que las establecidas en los estándares internacionales

440

Las estadísticas muestran que el peruano pasa 10 horas en promedio al día en su centro de trabajo, lo cual, según los estándares internacionales, sobrepasa el límite de tiempo recomendado que una persona debería trabajar.

En un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se señala que en América Latina y el Caribe se trabaja 41 horas semanales en promedio, en Europa 37 horas y en América del Norte 39 horas.

“En los países subdesarrollados o con economías de alto nivel de informalidad como el Perú, la gente necesita trabajar más horas para ganar y alcanzar los niveles de sobrevivencia. No porque los peruanos sean necesariamente más laboriosos que los alemanes sino porque las condiciones son de baja productividad.”, advierte el sociólogo David Sulmont.

“Los peruanos trabajan en empresas informales, pequeñas, microempresas familiares, con poca aplicación de la tecnología y poco capital. Entonces para lograr un ingreso que les permita subsistir tienen que sobreexplotarse y por lo tanto alargar su jornada de trabajo”, agrega.

Según el Ministerio de Trabajo, la jornada laboral es de 48 horas semanales, lo cual significa que los peruanos estarían trabajando 9.6 horas de lunes a viernes. “Hay personas que trabajan 10 y hasta 12 horas a nivel administrativo, pero eso nadie lo reconocería o identificaría. Varios profesionales en general a veces trabajan en más lugares o como independientes: 4 horas en un lugar y 6 horas en otro”, asegura el especialista en salud ocupacional de la Clínica Ricardo Palma, José Cachay.

Recomendaciones para las empresas

La norma básica de ergonomía del Ministerio de Transportes y Comunicaciones considera como “trabajadores de pantallas” a todas las personas que trabajan más de 4 horas al día con la vista puesta sobre una computadora.

Según el especialista en salud ocupacional José Cachay es necesario que los usuarios de computador se levanten cada 40 minutos y hagan un descanso ocular de entre 5 a 10 minutos aproximadamente.

“Un administrativo deben movilizarse cada 30 o 40 minutos de su sitio y hacer reposo ocular para disminuir la resequedad ocular o el famoso ojo seco y evitar los dolores musculares”, comenta el especialista.

Las recomendaciones para las personas de oficio son diferentes, ya que sus condiciones de trabajo no cuentan con comodidades como aire acondicionado, sillas ergonómicas o un ambiente de ruido moderado.

“Las personas que hacen manejo de carga y trasladan mercadería en las zonas de acopio de alimentos: aseguro que estos señores levantan kilos de peso que no están permitidos ni por la ley y trabajan muchas horas más de lo que se permite”, indica el especialista.

Es recomendable que ellos utilicen todo el equipamiento necesario. En verano, deben vestir ropa de manga larga, gorros o bloqueadores que los protejan de la exposición solar y se rehidraten constantemente. En invierno, deberían utilizar abrigo. El especialista recomienda los protectores lumbares como la faja lumbar.

“La función de la faja no es que se pueda cargar más peso, sino darle sustentación a la zona columna vertebral para que pueda cargar el peso permitido por ley”. Según la norma básica ergonómica, un hombre puede levantar hasta 25 kilos y una mujer hasta 12 kilos por cada vez. “Con un buen entrenamiento, el hombre hasta 30 kilos y la dama hasta 25 kilos”, asegura.

Un grupo de personas aman tanto su trabajo que para ellos no existen los 30 días de vacaciones estipulados por la ley en el país. Un segundo conjunto de peruanos está agotado de la rutina y en cada jornada observa cómo pasa la manija del reloj segundo a segundo.

Lo lamentable es que se gasta energía demás en resolver problemas profesionales y se descuida esos otros aspectos de la vida como practicar algún pasatiempo, salir entre amigos o disfrutar de la familia.

Fuente: RRPP 


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios