Perú, uno de los países menos inclusivos en el mundo laboral

353

De acuerdo a la visión de la Fundación Adecco, la diversidad e inclusión del talento en las empresas no debe responder a cuotas ni a prejuicios, sino a competencias, habilidades, experiencias, conocimientos, valores y actitudes diferentes aportadas por personas que se complementan para crear un equipo competitivo que responda a las necesidades del mercado y de la sociedad. 

Para impulsar la inclusión social dentro del mundo laboral, esta fundación lleva a cabo la iniciativa #TalentoSinEtiquetas.

“Desde las empresas es fundamental desempeñar el rol que impulse estrategias de diversidad corporativa e inclusión, no solo atendiendo al candidato, sino también centrándonos en las empresas, donde hay que trabajar en el cambio cultural de las organizaciones”,señala Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco.

¿Cómo está Perú en temas de diversidad e inclusión en las empresas?

El Índice de Competitividad del Talento Global (GTCI por sus siglas en inglés) de The Adecco Group, indica que Perú se encuentra en el puesto 100 de 125 países que participan del estudio en lo que respecta a apertura interna (inclusión social), una caída de dos puntos con respecto a 2018.

Los primeros puestos del ranking corresponden a Islandia (1), Finlandia (2), Noruega (3), Suecia (4) y Canadá (4).

En cuanto a Latinoamérica, el país mejor ubicado en la lista es Uruguay (23), seguido de Costa Rica (30) y Panamá (34). De acuerdo con la región, Perú se posiciona en el puesto 14 de esta parte del continente, por encima de México, El Salvador y Venezuela.

Tolerancia a las minorías

Una de las sub variables evaluadas por el GTCI 2019, dentro del rubro de apertura interna es la tolerancia hacia las minorías, la misma que está estrechamente relacionada con el Índice de Progreso Social.

En este ranking, las primeras posiciones corresponden a Islandia (1), Irlanda (2), Suecia (3), Finlandia (4) y la posición 5 la comparten Portugal y Uruguay. Aquí Perú se ubicó en el puesto 89 y figura como el número 14 de Latinoamérica, únicamente por encima de Guatemala.

Este indicador está basado en los componentes de tolerancia e inclusión, que miden seis variables: discriminación, personas indefensas o desvalidas, violencia étnica, violencia comunitaria, violencia sectaria y violencia religiosa.

En este sentido, y para impulsar la inclusión y diversidad dentro del mundo laboral, Mesonero apunta que “el reto es en el ámbito de los primeros niveles de educación, donde es necesario empezar a eliminar cualquier barrera o estereotipo desde edades tempranas”.

Comentarios