¿Cuál es la relación entre el aire acondicionado y la salud laboral?

1045

Los aparatos de aire acondicionado son una fuente de confort y de calidad de vida en las épocas más calurosas del año, pero a su vez pueden suponer un riesgo para nuestra salud si son utilizados de modo incorrecto o con una intensidad inadecuada.

En general, se considera que una temperatura inferior a los 24ºC no es confortable. Igualmente, se recomienda en los lugares de trabajo mantener la temperatura constante, promocionar la ingestión de líquidos y reducir el consumo de cafeína y alcohol. En bastantes ocasiones el uso de ventiladores es suficiente y su rendimiento energético es adecuado.

Riesgos

Los filtros y otras partes de los aparatos de aire acondicionado pueden acumular gérmenes u otras sustancias que podrían causar molestias o enfermedades; los componentes deben ser revisados periódicamente y es necesario realizar el mantenimiento oportuno para prevenir enfermedades y molestias. En general se considera adecuado realizar un estudio de temperatura y el mantenimiento de los aparatos una vez al año o una vez cada dos años.

El uso incorrecto de aparatos de aire acondicionado o los aparatos con un mantenimiento inadecuado pueden propiciar en verano la aparición de resfriados, inflamaciones de garganta y de nariz, asma, infecciones respiratorias, contracturas musculares, cefaleas, sequedad en los ojos etc. Los frecuentes y bruscos cambios de temperatura al entrar y salir repetidamente de las oficinas o locales refrigerados hacia/desde la calle pueden también producir las mismas molestias y enfermedades con mucha frecuencia.

Para prevenir molestias y enfermedades se considera especialmente importante que el flujo de aire procedente de los aparatos de aire acondicionado no quede enfocado directamente al cuerpo, en especial durante las horas de sueño.

Los aparatos de refrigeración deberían ser instalados en lugares con poca irradiación solar y con una buena circulación de aire. De igual modo, el uso inadecuado de estos aparatos puede suponer un enorme gasto energético y económico; la recomendación general es la de mantener una temperatura constante de 26ºC, y mantenerlos apagados cuando no haya nadie en la estancia o en el edificio.

En los lugares y edificios en que sea posible, la ventilación natural es siempre preferible al uso de aire acondicionado excepto en los días de máximo calor. Se recomienda también, para reducir la necesidad de climatización y el consumo energético, vestir con ropa adecuada, fresca y ligera, y usar toldos, cortinas y persianas en las ventanas de los edificios.

Información extraída del artículo: http://bit.ly/AireAcondicionadoSaludLaboral

 


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios