Consecuencias de mentir en una entrevista de trabajo

257

En el proceso de selección, la etapa más importante es la entrevista de trabajo. Sin embargo, para salir airosos, muchos postulantes suelen mentir o exagerar sin imaginar las consecuencias.

La desesperación por encontrar empleo puede llevar a aquellos que buscan trabajo a cometer errores para conseguirlo. Barbara Pita, especialistas en temas de Recursos Humanos, asegura que si el entrevistador detecta una mentira la consecuencia es inmediata: la eliminación del candidato del proceso de selección.

Oscar La Torre, socio de consultoría de negocios de PwC, sostiene que las entrevistas laborales suelen ser momentos tensos. En ese sentido, el nerviosismo podría hacer que la persona mienta o exagere ante una pregunta sin imaginar las consecuencias.

 

En ese caso, deberá tratar de que la persona sincere su posición, haciendo preguntas de contraste para darle al candidato la oportunidad de poder enmendar su respuesta.

No obstante, una cosa es equivocarse en fechas o años de experiencia laboral, y otra es atribuirse prácticas, trabajos o títulos que no tenemos.

Por su parte, Pita sostiene que, si el entrevistador tiene la impresión de que candidato miente, este cambia su estrategia de entrevista hacia un estilo cognitivo, solicitando mayores detalles sobre el punto que considera falso, para ver la forma de validar sus sospechas. En esos casos el candidato ya no sabe qué responder y caerá en contradicciones.

Ron Friedman, psicólogo y autor del bestseller The Best Place to Work, asegura que el 81 % de la gente miente durante una entrevista de trabajo.

La torre explica que de esta afirmación uno podría deducir que el que miente mejor se lleva el puesto, pero no es así. La entrevista sirve en gran medida para validar o descartar lo expuesto por los postulantes en sus CV.

Pita, por su parte, dice que definitivamente existen una gran variedad de técnicas para evaluar postulantes, como los test proyectivos, el assessment center, los exámenes psicológicos, psicométricos, entre otros, pero la entrevista 1+1 sigue siendo la prueba más importante en los procesos de selección.

Por ello, si bien estadísticamente existe un alto porcentaje de candidatos que mienten, también es cierto que hoy, para los entrevistadores preparados, es muy sencillo validar la información gracias a internet.

Normalmente una entrevista de trabajo exitosa representa el 60 % de probabilidades de conseguir el puesto.

Las mentiras se terminan descubriendo porque no son sostenibles a largo plazo. Un buen profesional no necesita mentir, el candidato preparado sabe cómo destacar sus fortalezas y minimizar sus debilidades, desarrollar su estrategia de marketing personal, y lo más importante, cuidar su marca profesional.

Fuente: AptitusBlog

Comentarios