¿Cómo mantener un buen ambiente en el lugar de trabajo?

687

Una organización exitosa es aquella en donde los individuos crecen profesionalmente, aprenden y contribuyen. Para ello, es necesario fomentar un buen ambiente de trabajo, el cual se consigue a través de la mejora de la infraestructura e inmobiliario, de la comunicación, del intercambio de información, de las evaluaciones y de las recompensas como equipo. 

Todo en conjunto puede ayudar tanto a empleadores y empleados a avanzar más rápido hacia los objetivos. No obstante, no es una tarea fácil lograr el equilibrio en el mundo empresarial actual, impredecible y acelerado. Entonces, ¿cómo pueden los empleadores ayudar al personal a impulsar el bienestar general en el lugar de trabajo?

Comodidad en el lugar de trabajo

Un punto indispensable, que no se debe pasar por alto, es mantener la comodidad. Si el empleado no se siente cómodo debido al entorno, puede ser muy difícil concentrarse en la tarea o el proyecto en cuestión. Primero, se debe empezar por mejorar la iluminación a través del uso de lámparas de escritorio sin resplandor. En el Plaza Vea catálogo 2019 se encuentran múltiples opciones para elegir la más conveniente.

Mantener un lugar de trabajo limpio también es muy importante. Se ha confirmado que reducir el desorden en el lugar de trabajo trae beneficios psicológicos durantes las horas laborales. Además, evitan situaciones de riesgos. Los pasillos y rutas de salida deben permanecer libres de desorden y escombros para evitar peligros de tropiezos. Se debe estar atento a cables enredados, herramientas desorganizadas y las cajas que se apiladas de forma insegura.

Las personas que realizan trabajos de oficina duran una gran cantidad de horas de sentados, por lo que, para evitar dolores de espalda, cabeza y cuello, lesiones como túnel carpiano y problemas de visión, es importante proporcionar sillas, muebles e inmobiliario ergonómico. 

Las computadoras y los dispositivos de oficina deben ajustarse a la altura y distancia correctas para que se trabaje de manera segura. De igual manera, los empleados deben estar informados sobre la postura correcta para trabajar en un escritorio. Adicionalmente, hay que asegurarse de que estén disponibles todos los equipos de oficina necesarios para realizar un buen trabajo. 

En el caso de tener ventanas amplias, es momento de aprovecharlas utilizando persianas que permitan la entrada de luz natural. También se debe mantener una temperatura cómoda para todos los empleados. Para conseguir un nivel óptimo es necesario tener a disposición un buen aire acondicionado como los que se ofertan en el Paris catálogo.

Ánimos en el lugar de trabajo

Es importante mantener la moral y el ánimo de los empleados durante las horas laborales. Para lograrlo es necesaria una retroalimentación informal y periódica. Hay que decirles a los empleados si están haciendo un buen o mal trabajo de manera más constante. Esto permite a los supervisores reforzar el buen desempeño y erradicar el comportamiento objetable.

Asimismo, dejar que los problemas se agraven o dejar que un relación laboral se deteriore solo puede llevar a enfrentamientos dramáticos. Se pueden anticipar estos acontecimientos a través de comportamientos anormales como ver a alguien en lugares de trabajo que no les corresponden

Se debe planear cómo reaccionar a estas situaciones para cubrir temas delicados de una manera que no exacerbe la situación. Hay que mantener el control y nunca permitir que la discusión se convierta en un diálogo personalmente insultante.

La amabilidad es una virtud. Entre compañeros, gerentes y supervisores debe prevalecer la amabilidad a través de los tratos cotidianos. La amabilidad en la cantidad correcta puede aumentar la moral y la productividad.

En el caso de los empleadores, la forma en que se dirige o se administra una empresa siempre son diferentes, pero un componente importante es ser consciente de cómo los demás los perciben. 

Las fallas de comunicación pueden evitarse fácilmente si el empleador se imagina a sí mismo como el receptor del mensaje que está enviando. Incluso las malas noticias pueden manejarse con tacto y eficiencia. Los empleados no mostrarán rencor ni resentimiento contra aquellos gerentes que se han expresado de manera apropiada y con simpatía. Es imprescindible equilibrar las necesidades de la empresa con el respeto a la persona.


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios