Cómo manejar la envidia y los celos en el trabajo

86

La envidia y los celos entre los miembros de una organización son sentimientos negativos difíciles de expresar y que por lo general no se suelen mencionar. De acuerdo a expertos en Recursos Humanos, el silencio de los colaboradores podría desencadenar frustración, despertando sentimientos de humillación, enojo y resentimiento que, sino se halla la manera de expresarlos, contaminarán toda la interacción, oscurecerán la creatividad y atentarán con la productividad.

Los gerentes en posiciones importantes deben poner especial cuidado en no castigar explícita o implícitamente a quienes deciden hablar sobre estos asuntos, especialmente si lo hacen sobre aquellos temas que a la empresa le resulta difícil de manejar. 

Pero ¿cuál es peor, la envidia o los celos en el trabajo? 

Según el punto de vista de la gerencia, los celos constituyen un problema mayor. Las personas celosas no solo envidian lo que el otro ha recibido sino también se enojan con el gerente que entrego el reconocimiento. 

En casos extremos, exigen que se les quite el premio al otro y recibirlo ellos. Esto significa que los celos provocan más sospechas, desconfianza y rivalidad que la envidia.

La envidia y los celos traen consecuencias negativas para la organización: además de lo que ya se mencionó, hay, por ejemplo, más estrés, más chismes, menos colaboración y menos tiempo trabajado.

Recomendaciones

En ese sentido, los especialistas recomiendan seguir estos cinco consejos que pueden ayudar a mejorar el clima laboral ante la presencia de los celos o las envidias:

  1. Se debe evitar crear situaciones que se interpreten como injustas, arbitrarias, muestren favoritismo o rechazo hacia algún colaborador.
  2. Es necesario estar alerta a las señales que indiquen la aparición de estas reacciones en el entorno laboral, pero si aparecen lo mejor será evitarlas para no dejarse contagiar por el grupo.
  3. Ante una discusión por celos o envidias, lo mejor será solucionar la situación lo antes posible, a través de una conversación entre las partes. Lo más importante en estos casos, no es la disculpa del momento, sino el comportamiento posterior.
  4. Si se ocupa un cargo que involucra manejo de grupo, no se debe mostrar favoritismo por ningún miembro en especial, pues provocaría el malestar de los otros trabajadores, generando bajos rendimientos en la productividad, lo que significa perdidas para la organización.
  5. Si una nota que es el causante de los celos y la envidia en su entorno laboral, deberá analizar su comportamiento y tratar de encontrar el estímulo que genera esta situación con el propósito de corregir y mejorar la relación entre los miembros del equipo de trabajo, provocando una mejor productividad.
Comentarios